La moda se viste de Dalí

Los íconos surrealistas del pintor Salvador Dalí inspiraron la última colección de Ágatha Ruiz de la Prada. En la Semana de la Moda de Milán, la pasarela de la española se convirtió en escenario de una colorida colección ajena a las tendencias de Otoño-Invierno...
Los dos son españoles. Ambos se destacan por su excentricidad. Uno y otra hacen parte del singular arte mundial. Salvador Dalí y Ágatha Ruiz de la Prada nunca estuvieron más unidos que hoy, 20 años después de la muerte del pintor, escultor, escritor, diseñador y cineasta de Figueras. Él le prestó la inspiración y ella se dejó llevar por su incansable imaginación para imprimir su estilo en la Semana de la Moda de Milán, una de las pasarelas más importantes del mundo. Pero este encuentro sin espacios ni tiempos reales no es casualidad. A lo largo de su vida, Dalí mantuvo una estrecha relación con la moda. Él se inventó el color rosa ‘shocking’ para imprimírselo a su famoso sofá en forma de boca, vistió a modelos con ropa hecha de langostas y mayonesa, diseñó corbatas, creó botones comestibles, y se alió con diseñadores de la talla de Coco Chanel, Christian Dior y Elsa Schiaparelli, una italiana que se dejó contagiar por la locura del artista y ganó fama gracias a sus sombreros creados con zapatos, bolsos y jaulas de pájaro. Ahora, estas bellas cajas también son recreadas en trajes con los que Ágatha espera transformar la moda de la calle. La madrileña, dejó al descubierto su lado surrealista con otros símbolos dalinianos como el ojo, el huevo, la sirena, los labios y, por supuesto, su particular bigote (inspirado en el maestro español del siglo XVII Diego Velázquez). Las ideas de Dalí sobre el cuerpo femenino como un objeto ‘desmontable’, que fueron repetidas en disfraces tan célebres como el que llevó su amada Gala en “El baile onírico”, reaparecieron en Milán con las locuras de Ágatha. Ella, que se define a sí misma como independiente y creativa, logró un lenguaje propio, “una auténtica revolución contra lo establecido”, según los críticos. Sus diseños, antes inspirados en obras de Kandinsky, Miró, Picasso, Chillida o Warhol, hoy la mantienen en su estilo innovador con Salvador Dalí. En esta pasarela italiana nació otra colección personal que, tal y como afirma la artista, “dice mucho de quien lo lleva”. Una pasarela plena de “diseños traviesos y optimistas, que reflejan humor, naturaleza y color”, concluye la diseñadora.
Temas relacionados

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial