Lo último en decoración: cuadros con ADN del dueño

La compañía canadiense DNA ofrece imágenes del ADN propio convertidas en obras de arte. El objeto cuesta entre 200 y 1.000 dólares.
Lo último en decoración: cuadros con ADN del dueño

DNA 11, una compañía canadiense, ofrece desde hace ya varios años imágenes del propio ADN o huellas dactilares convertidas en obras de arte y a precios que oscilan entre los 200 y los 1.000 dólares.

El procedimiento es sencillo: DNA 11 le envía al cliente un kit para recoger fácilmente una muestra del ADN en el interior de la boca, y éste lo manda de vuelta a la compañía. Allí será analizado y sus técnicos crearán artísticas imágenes de la cadena de ADN para colgar en las paredes de casa.

Las ventas se han disparado este año, aseguran sus responsables. “En un mundo en el que todo está estandarizado, la gente quiere diferenciarse del resto” , dijo Adrian Salamunovic, cofundador de DNA 11, sobre el éxito de la compañía. “Es el regalo perfecto para alguien que ya lo tiene todo”.

“Nuestros cuadros son, por ejemplo, un perfecto regalo familiar” , explica Salamunovic. “Hacemos, por ejemplo, cuadros que muestran el ADN de dos personas, perfectos para simbolizar la unión entre marido y mujer” .

Temas relacionados