Piel dorada eternamente

La clave para mantener su bronceado después de las vacaciones se resume en dos palabras: proteger e hidratar. Aunque en el mercado se encuentran productos específicos para usar durante y después del bronceado, hay algunos trucos que puede tener en cuenta.
Piel dorada eternamente

Antes

» Conózcase. Nadie mejor que usted sabe de su resistencia al sol y su tipo de piel. Entonces antes de elegir un bronceador, piense si lo que usted necesita es protección. Una piel blanca, que lleva mucho tiempo sin recibir el sol, no debe exponerse por períodos prolongados a los rayos ultravioleta y debe cuidarse con el mayor factor de protección en el mercado. Los dermatólogos recomiendan que todas las personas, sin importar su tipo de piel, deben broncearse usando protectores solares en lugar de bronceadores. Esto ayuda a conseguir un color más duradero y a evitar futuras descamaciones.

» Broncéese de forma gradual. Cada día aumente un poco el tiempo de exposición.

» Evite en lo posible recibir el sol directamente en la piel de la cara. Siempre lleve pavas o gorras. Así mismo, aplíquese un bloqueador especial para la cara cuando vaya a recibir el sol. Así evitará envejecerse de forma prematura.

» Aplíquese, sagradamente, después de ducharse y antes de acostarse crema humectante en todo el cuerpo.

» Coma alimentos ricos en betacarotenos como zanahorias, mango, albaricoque, calabaza, lechugas y espinacas, que ayudan a la piel a broncearse más rápido.

Después

» Prepare un exfoliante con azúcar morena, panela rallada y miel. Esta receta remueve células muertas, cicatriza las quemaduras e hidrata su piel.

» Use vaselina o crema de caléndula para los labios. Estos los hidrata y evitan la resequedad.

» Échele unas goticas de aceite de almendras a su crema corporal. Todas las mañanas, después de la ducha y antes de acostarse, aplique la mezcla en todo su cuerpo sin olvidar ninguna parte. Esto evita la descamación y le ayuda a mantener su color durante más tiempo.

» Es importante proteger su piel de los daños del sol, así no esté en vacaciones. Aplíquese un protector dos veces al día en las partes expuestas. Tenga en cuenta que en los días oscuros también hay rayos ultravioleta, y que las luces de neón en las oficinas y las que reflejan las pantallas de los computadores son igualmente dañinas. Por eso nunca sobra cuidarse.

Pelo sano y brillante

Su pelo también necesita ser cuidado, pues el sol, el cloro, la sal y el viento lo debilita y reseca. Luego de las vacaciones es recomendable intensificar su rutina habitual de cuidados.

Antes

» Así como existen protectores de sol para la piel, para el pelo también hay una buena oferta de productos diseñados para protegerlo del sol.

» Es mejor evitar los tintes antes de salir a vacaciones, pues el sol, la humedad, el viento, el cloro y la sal afectan el color y resecan el pelo.

» Trate de llevar el pelo recogido y usar pañoletas mientras se esté asoleando.

» Después de estar en el agua es recomendable lavar siempre el pelo. Si no, puede lavarlo día de por medio. Es suficiente para tenerlo hidratado y vital durante las vacaciones.

Después

» Una mascarilla de aguacate, aceite de oliva y huevo durante quince minutos unas dos veces por semana revitaliza su pelo y le devuelve el brillo perdido por la resequedad.

» Trate de lavar su pelo con agua fría y escoja productos naturales que no traen químicos ni alcohol.

» En lo posible olvídese por un par de semanas del uso de la plancha y del secador. Su pelo ya recibió mucho calor y es aconsejable evitarle más traumas.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial