Vestidas para hacer vibrar

Algunos de los diseñadores y las modelos más reconocidos del país se unieron para desfilar en la segunda edición de la Pasarela Rosa Avon, dedicado a la lucha contra el cáncer de seno. Una mezcla de moda, glamur y caridad muy bien equilibrada.
Vestidas para hacer vibrar

María Elena Villamil viste a Norma Nivia.

Con una técnica de origami creada en tafetán estampado, la diseñadora le hace un homenaje a la artista Carolina Jaramillo. La “Distopía de nuestro silencio” mezcla el beige, el amarillo y el rosa cálido, que para su creadora simboliza la esperanza.

 Juan Pablo Socarrás viste a Carolina Guerra.

La “Magia artesanal” del diseñador de Artesanías de Colombia está plasmada en esta manta inspirada en los trabajos manuales de Carmen de Viboral (Antioquia). Elaborada en seda y chifón, la técnica ‘tela sobre tela’ también refleja el toque del color de la temporada de otoño: azul rey.

Francesca Miranda viste a Ángela Cardozo.

Su “Carga Genética” se describe en este traje de dos piezas. El jaquard de algodón de seda italiano fue bordado a mano con raffia rosa y blanco. Un traje inspirado, especialmente para esta pasarela, en el genoma humano como respuesta de sanación.

 Hernán Zajar viste a Isabel Sofia Cabrales

Inspirado en las grandes galas de Hollywood, el diseñador presenta este traje en columna y corte sirena. Una estructura en jaquard adornada con organza de seda fucsia, que se envuelve la silueta en ondas de cascada.

Mabel Palacio viste a Claudia Helena Vásquez

Este diseño fue creado a partir de conceptos como la esperanza, el amor y la perseverancia. La bogotana describe su minivestido de seda estampada, como “un derroche de color que destaca la silueta de la mujer”.

Pamela Duque viste a Paola López

Para crear la sensación de romanticismo y fluidez, la diseñadora se valió de chifones tornasolados con combinaciones de tafeta y chantú de seda. Un diseño inspirado en la naturaleza con adornos y detalles elaborados a mano donde las golas y capas sobrepuestas sobresalen.