La seguridad empieza por el teclado

El mundo de hoy nos llena de palabras claves para acceder a cuanto servicio existe: para Facebook, para el correo personal, para el correo de la empresa, para Flickr, para MySpace, para iniciar Windows... Tener una clave sencilla y que sea la misma para todos los accesos parece ser la solución al temor y la pereza de manejar tantas de ellas.
La seguridad empieza por el teclado
 Existen recomendaciones para que estas claves sean asignadas de manera segura: no utilizar la misma clave para todo; cambiarlas cada 6 meses; no asignar palabras muy obvias ni palabras completas; también utilizar signos como número (#), porcentaje (%), punto (.) o cualquier otro carácter que despiste un poco.
Temas relacionados