ESPECIAL DE TURISMO

¿Cómo vivir en Alaska con un trabajo de verano?

Este bogotano de 33 años quiere conocer el mundo con trabajos de verano. Su plan es ir a lugar diferente cada año.

Foto: Getty

Con mi esposa estábamos buscando un trabajo para el verano, en el que pudiéramos ganar algo de dinero extra y, a la vez, conocer una nueva cultura. 
Una amiga nos contó de su experiencia y nos quedó sonando: de junio a agosto se dedicó a ‘arreglar’ salmón en Leader Creek Fisheries. Sabíamos que el trabajo era pesado, pero decidimos arriesgarnos. 

(También le puede interesar: Maneras peculiares para financiar un viaje)

El proceso de aplicación es largo, pero fácil. Todo se hace por Internet. Hay que completar un formulario y hacer una entrevista. No piden ningún requisito especial, lo único necesario es tener un nivel básico de inglés para poder comunicarse con los demás. 
La empresa se encarga de los tiquetes aéreos dentro de Estados Unidos hasta Naknek, Alaska, en donde queda la planta. Además, te da hospedaje y alimentación. Con todos los gastos cubiertos, era una oportunidad que teníamos que aprovechar.
A pesar de que nunca habíamos trabajado limpiando y cortando pescado, no fue difícil. Lo complicado fue soportar la temperatura: durante el verano, no sube de los cuatro grados y la planta siempre está a cero grados. 

(También le puede interesar: Ser niñera para vivir un año en Boston)

Aunque teníamos ropa térmica, aguantar el frío fue muy duro, pero eso mismo hizo que viviéramos una experiencia totalmente diferente. Pudimos  trabajar, conocer un lugar que nunca habríamos visitado y sorprendernos con paisajes que no se ven en ninguna otra parte. Por ejemplo, los osos grizzly hacían parte de nuestro día a día. 

Por lo general, trabajábamos turnos de 16 horas, pero la planta estaba abierta todo el día y toda la noche, así que hacíamos muchas horas extras y en un mes podíamos ganar 5.500 dólares, de los cuales no gastábamos un peso. Eso sí, dormíamos solo cinco horas y eso fue desgastante, al final de la temporada nos dio una gripa fuertísima.

Otra de las ventajas de la experiencia  es la diversidad cultural. Llegan personas de diferentes partes del mundo con las que es toda una aventura convivir. Por eso mi esposa quiere regresar este año. Yo no estoy seguro, pero al menos una vez vale la pena lanzarse a hacerlo.

(También le puede interesar: Como vivir en Alaska con un trabajo de verano)

Temas relacionados