Publicidad
Ángela Becerra / 5 Feb 2016 - 3:48 p. m.

Ángela Becerra: "Es joven quien no tiene conciencia del paso del tiempo"

"La vida siempre te regala algo nuevo. Solo tienes que estar atento. Mantener los sentidos despiertos y estirarlos como antenas".

Ángela Becerra

Ángela Becerra: "Es joven quien no tiene conciencia del paso del tiempo"
Ángela Becerra: "Es joven quien no tiene conciencia del paso del tiempo"
Ángela Becerra: "Es joven quien no tiene conciencia del paso del tiempo"

Edad: 58 años.

Profesión: Escritora.

 

Cuando eres joven, la edad no es un tema que tienes presente como algo vital y trascendente. Cuando estás en la adolescencia y en la primera juventud crees que siempre vas a vivir esa edad. Te importan otras cosas. Estás creando tu conciencia; te estás descubriendo y en ello gastas todo tu tiempo. Tienes necesidad de ser reconocido como ser humano. Que se te tenga en cuenta. La situación grupal, el  pertenecer e identificarte con otros especímenes como tú, hace que te sientas parte del mundo. Cuando eso deja de ser importante y lo cambias por acrecentar aquello que te agrada a tí y no a los demás, en ese instante empiezas a crecer. La toma de conciencia interior es la liberación del paso del tiempo.

Y es que la edad no debería ser un asunto espinoso. No cambiaría ni un segundo la edad que tengo. No dejaría de vivir lo vivido, ni renunciaría a los años que han configurado todo lo que soy, con todas mis equivocaciones y todos mis aciertos. Creo sinceramente que sigo siendo bastante coherente con lo que era y me gusto mucho. Lo único que ha cambiado radicalmente es que ahora no tengo miedo a ser lo que soy, y mi autoestima es de hierro. Por eso a los jóvenes les diría que aprendan a observarse y a escuchar lo que su interior dice. Cuando se es joven se suele ahogar esa voz interior por miedo a que no coincida con lo que se espera de él fuera. Les diría que vivan en consonancia con su edad y que no pretendan ser mayores antes de tiempo. Es una carrera agotadora que no lleva a ninguna parte. Cada edad hay que vivirla en su momento, con todo lo que ello conlleva.

 

Angela Becerra

“Estoy en un rodadero que va de bajada. Y abro los brazos para sentir en mis mejillas el aire de esa velocidad”.

 

Te liberas de muchos estigmas y los cambias por experiencia y paz. La gran ventaja de mi edad es mi sabiduría de vida y mi concepción de la belleza, que está en aquello que tú ves bello, no en lo que los demás consideran bello. Los japoneses tienen una filosofía de vida llamada wabi-sabi, que consiste en encontrar la belleza en lo que ha sido destrozado por el paso de los años, y les aseguro que se encuentra belleza hasta en una taza rota y vuelta a pegar. Es viejo quien ha dejado de vivir a plenitud y ya nada le sorprende. Es joven quien no tiene conciencia del paso del tiempo y solo piensa en vivir experiencias nuevas. Actúa desde la ingenua inconciencia que le lleva a creer que siempre tiene toda la razón.

La vida siempre te regala algo nuevo. Solo tienes que estar atento. Mantener los sentidos despiertos y estirarlos como antenas. Hoy mismo, paseando por Berlín, he encontrado cuatro personajes y una historia llena de simbolismos.

Para mí hoy lo más importante es que soy consciente de que estoy en un rodadero que va de bajada. Y abro los brazos para sentir en mis mejillas el aire de esa velocidad. Tengo una familia que he construido a punta de cincelarla y pulirla. Como se construye una escultura de mármol. Sé que la felicidad son instantes sumados y cuando esos instantes son, tengo la conciencia suficiente para darme cuenta. No me preocupa lo que los demás piensen de mí. El fin no es el camino. El camino es la vida.

 

Fotos: Juan José Horta.

 

Síguenos en Google Noticias