Ángela Becerra: "Mi gesto de vanidad es que me resbalen las críticas"

La escritora recibió el Premio Fernando Lara de Novela por 'Algún día, hoy', la historia de una feminista en la Colombia de los años 20. A pesar de su éxito, esta caleña ha nadado contra la corriente en el mundo literario, en el que la han subestimado por ser una mujer bonita. 

La escritora recibió el Premio Fernando Lara de Novela por 'Algún día, hoy'. Foto: Juan José Horta

Algún día, hoy narra la historia de Betsabé Espinal, que con solo veintitrés años se convierte en la heroína de una de las primeras huelgas femeninas de la historia. En medio de la gira de promoción de su libro, Ángela pasó por nuestra tómbola. 

 

La mayor locura que ha hecho por amor.

Escaparme de casa a mis 16 años y casarme, soñando que había encontrado el amor. Me desperté en una cárcel.

¿Con qué personaje de la literatura se identifica?

En este momento, y más que nunca, con la protagonista de mi novela: Betsabé Espinal.

Un libro para el fin de semana.

Un cuarto propio, de Virginia Woolf.

Un lugar para pasar un rato amargo.

Un sembrado de cañaduzales.

El mejor recuerdo de su infancia.

Recoger renacuajos que saltaban en los bolsillos de mi short naranja.

¿Para qué sirve la belleza?

Para buscarla en lo sencillo y saborear el instante.

Un gesto de vanidad.

Que me resbalen las críticas.

¿Lo mejor de las mujeres?

La regla, con todo lo que implica: maternidad, menopausia, feminidad, instinto, sensibilidad y vida.

Algo mágico.

Perderme en mi mundo literario y hacer una fiesta con mis personajes.

Si fuera presidente por un día ¿qué sería lo primero que haría?

Sembrar justicia.

El libro que más veces ha leído.

La vía del no apego, de Dhiravamsa.

Su autor favorito.

¿Qué tal hablar en femenino? ¿autoras? Virginia Woolf y Agota Kristof.

¿Dónde quedó la publicidad en la que trabajó? 

En el rigor y el perfeccionismo que hoy me acompañan cuando escribo.

¿Una razón para que las mujeres sigan luchando a diario?

El compromiso con ellas mismas y con las próximas generaciones.

¿En quién le gustaría reencarnar?

¡Uy! ¿Reencarnar? ¡Noooo! Me da pereza.

¿Qué cambiaría de usted?

Nada. Quizá, no tardar 62 años en ser lo que hoy soy. 

¿Qué le alegra la vida?

En este instante, ser abuela. Es un regalo maravilloso; alguien me dijo que era el gran postre de la vida, y se quedó corto.

Un medidor de la belleza femenina.

No tiene mesura. Creo que la inteligencia y la sensibilidad a la vida, al final es lo que dice todo en el ser humano. 

¿Para qué sirven las tallas de la ropa femenina?

Para que no encaje en ninguna de ellas.

El peor insulto que ha recibido cómo escritora.

Me lo callo, por respeto al muerto.

¿Quién se inventó el género: literatura femenina?

Muchos. Entre ellos, “el muerto”.

¿Cuándo miente?

¿Quizás cuando fabulo? Son mentiras que me hacen vibrar y me apasionan. Las adoro.

Un mensaje para los que piensan que las mujeres bonitas son brutas y las feas inteligentes.

Que vayan a un especialista y que se instruyan.

El secreto para un matrimonio feliz.

Ver la vida sin filtros y olvidar los cuentos de hadas.

¿Qué animal le gustaría ser?

Un águila blanca.

Un consejo para empoderar a las niñas.

Saberse enteras.

¿Cuál es su mayor aporte a Colombia?

El amor que siento por ella. Ojalá eso sea un aporte.

¿A quién admira?

A alguien que ya no está: mi madre.

¿Qué le falta al feminismo en Colombia?

Que crezca y se convierta en un “Betsabé” de sus ideales.

¿Qué hacer con los estereotipos de belleza que impone la sociedad?

Pasar página.

¿Qué es mejor: cuidar el cuerpo o la mente?

Mente sana en cuerpo sano.

La mejor cualidad de Betsabé Espinal.

Ser valiente, auténtica y fiel a ella misma.

¿Por qué escribir una novela sobre esta heroína colombiana de los años 20?

Por justicia. Porque se lo merecía sobradamente.

¿Para qué sirven los premios?

Para dar a conocer la obra de manera más fluida al mundo; aunque, al final, siempre la novela debe hacer su camino.

Su primer pensamiento cuando le preguntan por: Algún día, hoy.

Ahora empieza el baile con el lector. 

874081

2019-08-02T12:01:47-05:00

article

2019-08-02T12:05:10-05:00

mfranco_250925

cromos

Gabriela Castro Rico

Vida Social

Ángela Becerra: "Mi gesto de vanidad es que me resbalen las críticas"

71

5118

5189

 

últimas noticias