Ante la falta de personajes femeninos en los videojuegos, las afganas crean sus propias heroínas

Apasionadas por la tecnología, estas mujeres asisten a un centro nocturno ubicado en Herat, capital del oeste de Afganistán, para crear aplicaciones y juegos educativos para niñas.

Un equipo de codificadoras en Afganistán quiere que las niñas superen los muchos obstáculos que enfrentan.Foto: AFP

Al igual que las princesas que saltan sobre elfos y lanzan dagas contra brujos en los videojuegos que crearon, las codificadoras afganas quieren inspirar a toda una generación de mujeres jóvenes en un Afganistán muy patriarcal.

Estas apasionadas por la tecnología, asisten a Code To Inspire, un centro nocturno ubicado en Herat, capital del oeste del país. Allí aprenden la técnica y crean aplicaciones y juegos educativos para chicas.

Uno de sus mayores logros es “La heroína afgana”, una princesa vestida con un velo verde que circula por un castillo en ruinas para derrotar a un brujo y salvar a su familia. La aplicación para teléfonos inteligentes fue creada en seis meses por un grupo de doce mujeres.

Ver: En Turquía equiparan a la pornografía un libro juvenil de biografías de mujeres célebres

Fereshteh Forough, profesora de informática y exrefugiada, fundó Code To Inspire en 2015. Según ella, las estudiantes estaban hartas de la ausencia de personajes femeninos en la industria de los videojuegos y se aburrían “con juegos en los que solo los hombres son superhéroes”.

“'La heroína afgana’ encarna los desafíos y obstáculos a los que se enfrentan las mujeres todos los días en Afganistán y, a pesar de todos los contratiempos, continúan luchando y avanzando” dijo Forough, radicada en Nueva York.

“Dominar las técnicas informáticas puede transformar las cosas en un país donde las oportunidades educativas para las niñas son limitadas, el acceso a Internet es incierto y las mujeres sufren discriminación”, opina Forough, quien, al igual que muchas mujeres afganas, se preocupa por un posible regreso al poder de los talibanes, bajo cuyo régimen, en los años 1990, no se les permitió a las mujeres trabajar.

"Aprendiendo a codificar, pueden trabajar a distancia desde casa con total seguridad, si cuentan con internet", explica Forough, que persigue el cambio "para que estas jóvenes puedan contribuir a sus comunidades y defender la igualdad social, política y económica".

Educación más rápida

Los derechos de las mujeres y la educación de las niñas han progresado considerablemente desde la caída de los talibanes hace casi dos décadas, pero los desafíos persisten con los frecuentes ataques a colegios de niñas y las amenazas a las estudiantes.

El conflicto afgano ha provocado el cierre de más de 1.000 colegios en 2018, según Unicef, negando el derecho a aprender a 500.000 niños, de los que alrededor del 60% son niñas. "En el peor de los casos, si los talibanes limitan el derecho de las mujeres a trabajar, el dominio de la informática puede permitirlo desde casa", afirma Forough.

Los juegos y las aplicaciones son educativos o lúdicos. Algunos de los desarrollados en Code To Inspire incluyen recuerdos de las codificadoras o incluso historias reales.

"Mi principal objetivo como desarrolladora de aplicaciones es lanzar la mayor cantidad posible de juegos educativos para niñas", dice Nasri Wahidy. "Queremos que aprendan y se eduquen más rápido a través de esta herramienta".

Hasta ahora, el centro ha enseñado a más de 150 estudiantes a codificar programas, crear juegos y aplicaciones y desarrollar páginas web.

Ver: Sobrevivientes venezolanas muestran sus heridas en el Día Internacional de la lucha contra el cáncer de mama

887637

2019-10-24T13:13:49-05:00

article

2019-10-24T13:22:40-05:00

mfranco_250925

cromos

Redacción Cromos con información de AFP

Vida Social

Ante la falta de personajes femeninos en los videojuegos, las afganas crean sus propias heroínas

97

3974

4071