Cinco libros que marcaron a Andrés Caicedo
30 Mar 2017 - 4:38 p. m.

Cinco libros que marcaron a Andrés Caicedo

Cuatro décadas después de la desaparición del escritor caleño, reunimos algunas obras que influyeron en su carrera literaria.

Redacción Cromos

1. Relatos 

H.P. Lovecraft

 

hplovecraft-relatos-aterradores-

 

El relato El alquimista engloba las características de Lovecraft y su tendencia hacia el terror: un paisaje rural, un castillo, condes y un misterio por descubrir. Estos cuentos de escritura barroca, que inspiraron a Stephen King, deben leerse con paciencia. 

 

2. La ciudad y los perros

Mario Vargas Llosa

 

La ciudad y los perros

 

La historia de los cadetes Alberto, Jaguar, El poeta y El esclavo en el Colegio Militar Leoncio Prado. Esta novela autobiográfica se desarrolla en un entorno de opresión, con reglas que se debaten entre lo rudo y lo crudo. Es una crítica poética a los valores castrenses. 

 

3. La tumba sin sosiego 

Cyril Connolly

 

La tumba sin sosiego, de Cyril Connolly

 

Reflexiones del autor que fracasó con La piscina de rocas, su primera y única novela, pero que encontró refugio en el ensayo y la poesía. En esta recopilación analiza con visión crítica el oficio de escribir, la vanidad, el temor y el periodismo. Es un legado viviente de los pensadores ingleses de mediados del siglo XX.

 

4. Los relatos de Arthur Gordon Pym

Edgar Allan Poe

 

Portada-Arthur-Gordon-Pym

 

Es la única novela del escritor nacido en Boston. Arranca con la travesía de Pym, junto a su borracho amigo Augusto, por un mar bravo que amenaza con voltear su bote. En el trayecto, chocan contra el ballenero Penguin, pero sobreviven gracias a la ayuda del marinero Henderson y eso inspira a Pym a aventurarse por mares lejanos. 

 

5. El guardián entre el centeno

J.D. Salinger

 

El guardián entre el centeno

 

Tras ser expulsado de la escuela, Holden Caulfield deambula por Nueva York antes de encontrarse con sus padres. La obra cumbre de Salinger es el retrato de un adolescente que se traga el mundo sin cerrar los ojos. Narrada en primera persona, desde su publicación en 1951, se convirtió en un hito literario que guarda el ADN de la juventud occidental.

 

Foto: Archivo CROMOS.

Comparte: