Conocí a Maya Angelou gracias al doodle que celebra hoy, el aniversario número 90 de su nacimiento

No me juzguen. Aunque tarde, encontrar un referente femenino como este siempre será un tesoro. Aquí, algo de su vida y sus letras.

 

Entro a Google y lo primero que veo es que hoy es el aniversario número 90 del nacimiento de Maya Angelou. El nombre no me sonaba, así que hice clic en el doodle para saber de quién se trataba. Y me encuentro con uno de esos poemas cuya potencia no te deja indiferente. Porque cada palabra te toma por los hombros para sarandearte con fuerza y recordarte que debes rendir homenaje a lo que eres y ser fiel a lo que quieres ser. Te envuelve el rostro y te mira a los ojos con suavidad y firmeza a la vez para gritarte ¡Álzate!

 

Supe, que el día había valido la pena solo por el hecho de haberme cruzado con esta mujer (aunque tarde) cuya vida y obra fue una corriente incontrolable de fuerza y caracter.

 

Tras escuchar el poema, Still I Rise -traducido al español con el título Y aun así me levanto-, me volqué en internet para conocerla, leer sus textos, y compartir mi descubrimiento con quienes aún ignoran, como yo hasta hoy, quien fue Marguerite Annie Johnson, más conocida como Maya Angelou. Si ya tuvieron la fortuna de saber de ella, los felicito. Pero no me crucifiquen por no haberla leído antes. Si, no sé en dónde estuve metida, pero lo importante, es que, por fin, ella llegó a mí.

 

 

Maya-angelou-ttu-2012-tn1

 

Maya Angelou nació el 4 de abril de 1928 en St. Louis, Missouri. Fue poeta, fue escritora, fue actriz, fue conductora de tranvías, fue prostituta, fue bailarina, fue periodista, fue defensora de los derechos civiles. Fue guerrera, fue inspiración, fue todo lo que la vida tenía destinado para ella. Y en la actualidad, a pesar de que el mundo la despidió el pasado 28 de mayo de 2014, es y será para la eternidad, historia.  

 

Uno de sus poemas más conocidos -el cual recitó en la posesión del presidente Bill Clinton- The Pulse of Morning, narra la necesidad de conocer y reconocer la historia, por más desfavorecida que esta sea, para avanzar por nuevos caminos y abrazar comienzos más valientes. Y esas líneas son precisamente, la representación fehaciente de su propia vida.

 

Levantad las caras, que tenéis la profunda necesidad de este brillante día que amanece por vosotros.

A pesar del dolor que produce, la historia no se puede negar. Enfrentándola con coraje, en la misma casa no será necesario volver a morar.

Alzad los ojos hacia el día que se asoma ante vosotros.

Dejéis que el sueño vuelva a nacer.

 

 

 

Cuando tenía ocho años, fue violada por el novio de su madre. Al contar lo sucedido a su hermano, quién a su vez, le contó al resto de la familia, el hombre fue enviado a prisión por un año. Cuando cumplió su condena y fue puesto en libertad, fue asesinado según se cree, por los tíos de la pequeña. Esto significó un trauma tan grande para ella, que dejó de hablar durante cinco años al creer que fue su acusación, había provocado la muerte de su violador: “yo maté a ese hombre porque dije su nombre. Y después pensé que nunca volvería a hablar, porque mi voz podría matar a cualquiera...”

 

Los años de silencio hicieron ruido en la mente de Maya de manera extraordinaria. Fue durante ese periodo donde se enamoró de la literatura en manos de clásicos como Edgar Allan Poe, Charles Dickens, Douglas Johnson y de feministas como Frances Harper y Anne Spencer. Gracias a las letras su conciencia floreció y en los años venideros sería la experiencia la que terminaría por determinar la mujer en la que se convertiría.

 

“A partir del mal puede venir el bien. En esos cinco años posteriores a mi violación, no hablé, leí todos los libros en la biblioteca de la escuela para negros. Leí todos los libros que pude obtener de la biblioteca de la escuela para blancos. Memoricé a James Weldon Johnson, Paul Laurence Dunbar, Countee Cullen y Langston Hughes . Memoricé a Shakespeare, obras de teatro enteras, cincuenta sonetos. Me aprendí de memoria a Edgar Allan Poe, toda la poesía. Tuve a Longfellow, tuve a Guy de Maupassant, a Balzac, Rudyard Kipling. Así que de este mal, que era una especie extrema del mal porque la violación del cuerpo de una persona joven introduce el cinismo, y no hay nada tan trágico como un joven cínico, porque significa que la persona ha pasado de saber nada a no creer en nada, fui llevada a ese mutismo y a los libros… Y fui capaz de extraer el pensamiento humano en aquellos libros, extraer las decepciones y triunfos humanos… lo suficiente para mi propio triunfo.”

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, asistió a la Escuela de Labor Social de California. Alternó los estudios con trabajos como el de conductora de tranvía -fue la primera mujer negra en tener ese trabajo en San Francisco- y, después de completar la secundaria a los 17 años, y ya con un hijo al cual mantener, ejerció de prostituta. Esta etapa de su vida, su niñez, su adolescencia y su maternidad prematura, la plasmó en el libro Se por qué el pájaro canta, la primera de las siete autobiografías que escribió y con la que recibió reconocimiento mundial.

 

Su pelea en contra del racismo, la discriminación y su voz en defensa de los derechos civiles de los afroamericanos en los años 60, la llevaron a escribir y trabajar de la mano de Martin Luther King Jr y Malcom X. Como periodista cubrió los conflictos del continente africano; también fue una vocera a favor de los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Escribió 36 libros, acumuló cerca de 50 títulos académicos, muchos de ellos honorarios.

 

“Creo que llegas a un lugar donde te das cuenta de que no tienes nada que perder. Nada de nada. Entonces no hay razón para amarrarte a ti mismo. Me parecía estúpido cerrarme y tener nada dentro de mí. Así que decidí probar de todo, mantenerme abierta de par en par a los seres humanos, todos los seres humanos, verlos como yo los entiendo que son, no como ellos quisieran ser. Y entender que, si una persona supiera hacerlo mejor, lo haría mejor.”

 

Angelou_Obama

 

En el 2011 el ex presidente Barack Obama le entregó la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta condecoración que puede recibir un civil en el país norteamericano, y la llamó “Una de las mentes más brillantes de nuestro tiempo”.

 

A los 86 años de edad, la vida de la poeta se apagó el 28 de mayo de 2014, dejando una luz que seguirá brillando por muchos años más. “Vivió su vida como una maestra, activista, artista y ser humano. Fue una guerrera de la igualdad, la tolerancia y la paz”, escribió su hijo Guy Johnson luego de su muerte.

 

Vuelvo y repito, no sé en donde estaba metida para no haber oído hablar de Maya Angelou antes, pero celebro que su cumpleaños número 90 sea para mí, el comienzo de un camino de conocimiento y goce de su obra y de su vida. Aquí les dejó el poema Still I Rise y otro más, para que salgan con ganas de mucho más.

 

Espero que las traducciones de sus poemas que encontré, hagan honor al verdadero sentido de sus palabras.

 

 

Y aún así, me levanto 

 

Tú puedes escribirme en la historia

con tus amargas, torcidas mentiras,

puedes aventarme al fango

y aún así, como el polvo… me levanto.

 

¿Mi descaro te molesta?

¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?

Porque camino

como si fuera dueña de pozos petroleros

bombeando en la sala de mi casa…

 

Como lunas y como soles,

con la certeza de las mareas,

como las esperanzas brincando alto,

así… yo me levanto.

 

¿Me quieres ver destrozada?

cabeza agachada y ojos bajos,

hombros caídos como lágrimas,

debilitados por mi llanto desconsolado.

 

¿Mi arrogancia te ofende?

No lo tomes tan a pecho,

Porque yo río como si tuviera minas de oro

excavándose en el mismo patio de mi casa.

 

Puedes dispararme con tus palabras,

puedes herirme con tus ojos,

puedes matarme con tu odio,

y aún así, como el aire, me levanto.

 

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa

que yo baile como si tuviera diamantes

ahí, donde se encuentran mis muslos?

 

De las barracas de vergüenza de la historia

yo me levanto

desde el pasado enraizado en dolor

yo me levanto

soy un negro océano, amplio e inquieto,

manando

me extiendo, sobre la marea,

dejando atrás noches de temor, de terror,

me levanto,

a un amanecer maravillosamente claro,

me levanto,

brindado los regalos legados por mis ancestros.

Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levanto.

Me levanto.

Me levanto.

 

My_Heroes_-_Maya_Angelou_connected_with_countless_people_through_her_powerful_poetry

 

Mujer fenomenal

 

Las mujeres hermosas se preguntan

Dónde radica mi secreto.

No soy linda o nacida

Para vestir una talla de modelo

Mas cuando empiezo a decírlo

Todos piensan que miento

 

Y digo,

Está en el largo de mis brazos,

En el espacio de mis caderas,

En la cadencia de mi paso,

En la curva de mis labios.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

 

Ingreso a cualquier ambiente

Tan calma como a ti te gusta,

Y en cuanto al hombre

Los tipos se ponen de pie o

Caen de rodillas.

Luego revolotean a mi alrededor,

Una colmena de abejas melíferas.

 

Y digo,

Es el fuego de mis ojos,

Y el brillo de mis dientes,

El movimiento de mi cadera,

Y la alegría de mis pies.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

 

Los mismos hombres se preguntan

Qué ven en mí.

Se esfuerzan mucho

Pero no pueden tocar

Mi misterio interior.

Cuando intento mostrarles

Dicen que no logran verlo

 

Y digo,

Está en la curvatura de mi espalda,

El sol de mi sonrisa,

El porte de mis pechos,

La gracia de mi estilo.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

 

Ahora comprendes

Por qué mi cabeza no se inclina.

No grito ni ando a los saltos

No tengo que hablar muy alto.

Cuando me veas pasar

Deberías sentirte orgullosa.

 

Y digo,

Está en el sonido de mis talones,

La onda de mi cabello,

La palma de mi mano,

La necesidad de mi cariño,

Por que soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

 

Foto: Getty - Google etiquetadas para reutilización. 

780010

2018-04-04T15:51:01-05:00

article

2018-04-04T16:38:46-05:00

mfranco_250925

cromos

Teresa Martínez

Vida Social

Conocí a Maya Angelou gracias al doodle que celebra hoy, el aniversario número 90 de su nacimiento

100

16518

16618