Publicidad
Redacción Cromos / 8 Feb 2018 - 5:24 p. m.

Decálogo para los ciudadanos: ¡A recuperar la política y lo público!

¿Qué esperan para ponerlo en práctica?

Redacción Cromos

Decálogo para los ciudadanos: ¡A recuperar la política y lo público!
Decálogo para los ciudadanos: ¡A recuperar la política y lo público!

 

Ilustraciones: Laura Ortíz - Soma Difusa.

 

 

 

2

 

1. Proteger nuestro entorno

 

Con frecuencia en nuestra familia y nuestros círculos más cercanos se producen prácticas que pueden traducirse en hechos de corrupción, como sobornar a un policía para no pagar una multa, copiarse en un examen, plagiar un trabajo escrito por otra persona, vender el voto o pagarle a alguien para que realice un trámite. Es necesario socializar en nuestro entorno este tipo de actuaciones y visibilizar que estos hechos también son manifestaciones de corrupción.Todos somos corresponsables de decirle no a la corrupción.

 

1

 

2. No vender el voto

 

Si para acceder al poder se recurre a prácticas corruptas, no podemos esperar que éste se ejerza de manera transparente. Los ciudadanos tenemos mucha culpa al permitir que se compren votos, que se trasladen votantes, que se transgredan las normas de financiación. Los ciudadanos debemos ser conscientes de que somos nosotros quienes elegimos a nuestros gobernantes y que tenemos una gran responsabilidad en determinar el futuro de nuestras instituciones. Debemos votar responsablemente, sancionar políticamente a quienes han cometido hechos de corrupción y premiar con nuestro voto a quienes lo hacen bien. Mientras sigamos eligiendo a los mismos, sin pensar en las consecuencias, va a ser muy difícil lograr que las cosas cambien.

 

¿Qué hacer?

Denunciar la compra y venta de votos, el trasteo de votantes o el constreñimiento al elector en la Unidad de Recepción Inmediata de Transparencia Electoral, URIEL, en la línea 01 8000912005, a través del correo denunciasuriel@mininterior.gov.co o en la página www.uriel.mininterior.gov.co. El Consejo Nacional Electoral recibe denuncias en www.pilasconelvoto.com.

 

3

 

3. Denunciar la impunidad

 

En un país donde los denunciantes no tienen protección, no es fácil denunciar. Pero es necesario hacerlo. Los ciudadanos debemos unirnos, trabajar en grupo y organizarnos, para cerrarles las puertas a quienes pretenden abusar de su poder para apropiarse indebidamente de los bienes públicos. Debemos rechazar la impunidad, exigir resultados a las autoridades encargadas de vigilar, investigar y sancionar a los corruptos. En la medida en que denunciemos y exijamos y resultados, la corrupción comenzará a disminuir. 

 

¿Qué hacer?

Consulte la Ley 850 de 2003 que reglamenta las veedurías ciudadanas para obtener información, por ejemplo de la construcción de obras públicas o del manejo del presupuesto de una entidad. Cualquier ciudadano puede hacer parte de estas veedurías. Vea más en www.mininterior.gov.co.

 

4

 

4. Exigir nuestros derechos

 

Los ciudadanos, sin distingo, tenemos derechos que nadie puede vulnerar. La corrupción afecta derechos fundamentales como la vida, la salud, la educación, la movilidad, la vivienda digna y un ambiente sano. Por ejemplo, quienes promueven la minería ilegal, que genera desastres ambientales incalculables e irreversibles, compran licencias y pagan sobornos a las autoridades. Los derechos no se negocian. 

 

¿Qué hacer?

Cuando le pidan dinero para ser atendido en un hospital o para matricular a su hijo en un colegio, denuncie en la alcaldía de su municipio o en la secretaría de educación.Cuando lo amenacen con sacarlo del SISBÉN o de un programa como Familias en Acción si no vota por determinado candidato, denuncie en el Ministerio de Protección Social. 

 

5

 

5. Estar informados

 

Los ciudadanos tenemos la obligación y el derecho a estar informados, para poder participar en la toma de decisiones sobre asuntos públicos, para ejercer un control social proactivo y pedir rendición de cuentas efectiva. La opacidad es un gran aliado de la corrupción y hace poco transparentes las actuaciones de quienes manejan bienes o recursos públicos.

 

¿Qué hacer?

onsulte la Ley 1712 de 2014 que obliga a todas las entidades públicas y a las personas que presten servicios públicos o que manejen recursos públicos a entregar información de manera gratuita y sin pedir explicaciones al solicitante. También están obligados los partidos, movimientos políticos y grupos significativos de ciudadanos. Más información en www.urnadecristal.gov.co.

 

6

 

6. Tener cero tolerancia frente a la corrupción 

 

La cultura del vivo, del todo vale y del dinero fácil es el resultado de una sociedad que tolera y cohonesta la corrupción; que no se hace preguntas cuando un conocido, un vecino o un compañero de trabajo, sin justificación, aparece con un vehículo de altísima gama o si el compañero de mi hijo llega al colegio con aparatos tecnológicos que sabemos no podía adquirir. Dejar de pensar en que ese es “un duro”; y preguntarnos qué hay detrás de eso. No hacernos los de la vista gorda. Decirle no al todo vale.

 

 

7

 

7. Sancionar socialmente a los corruptos 

 

No tenemos que aceptar la corrupción como algo normal. No es normal, no es aceptable, es un abuso de poder en beneficio de unos pocos. Tenemos que sancionarlos: no los volvamos a elegir, denunciémoslos ante la justicia y en público, a través de los medios. Entreguemos la información que poseemos sobre estas personas corruptas.

 

¿Qué hacer?

Cada entidad pública, por ley, debe poner en sus páginas web el procedimiento que deben seguir los ciudadanos para denunciar actos de corrupción de sus funcionarios, con números de teléfono, dirección e información de cómo hacer la denuncia. Por ejemplo, la Policía dispuso un número único para ese efecto y es el 166.  

 

8

 

8. Exigir rendición de cuentas a nuestros gobernantes 

 

Al elegir a nuestros gobernantes, ellos se convierten en nuestros representantes, y como tales deben anteponer el interés general sobre el interés particular de unos pocos. Los funcionarios públicos tienen el deber de rendir cuentas y los ciudadanos tenemos el derecho de pedirles cuentas. Para esto debemos organizarnos, participar, informarnos, cuidar lo público, que nos pertenece a todos.

 

¿Qué hacer?

¿Sabía que usted les puede escribir a los congresistas para hacerles reclamos, sugerencias y denuncias? En estas páginas encontrará la lista de senadores y representantes con sus respectivos correos electrónicos y números de teléfono: www.senado.gov.co, www.camara.gov.co.

 

 

9

 

9. Exigir justicia

 

Estamos en la obligación de exigirles a las autoridades responsables que cumplan con lo que ordenan las leyes en materia de prevención, investigación y sanción de los hechos de corrupción y denunciarlos si no lo hacen. Además de las sanciones administrativas o penales, debemos comenzar a exigir una retribución económica por el daño social que han ocasionado los corruptos. Solo así se podrá construir la confianza perdida en las instituciones.

 

¿Qué hacer?

La Contraloría y la Procuraduría tienen mecanismos para recibir las denuncias. Puede ingresar a las páginas web y llenar los formularios online y aportar las pruebas en formato digital. O puede acercarse a las sedes de cada entidad en los territorios: www.procuraduria.gov.co y www.contraloria.gov.co.

 

10

 

10. Exigir al sector privado acciones contra la corrupción

 

¿Qué hacer?

Si una entidad privada maneja recursos del Estado, está en la obligación de entregar información a cualquier ciudadano que la solicite. Usted puede ir ante el constructor o interventor de una obra pública a denunciar retrasos o malos manejos.

 

Hay ejemplos de buenas prácticas de empresas que establecieron códigos de ética con sus empleados, proveedores y comunidades de impacto, como Bavaria: bavaria.co, Bancolombia: grupobancolombia.com, Empresas Públicas de Medellín: epm.com.co.

 

Las empresas deben asumir su corresponsabilidad en la corrupción. El sector privado es parte del problema pero también debe ser parte de la solución. Los empresarios deben adoptar medidas al interior de sus empresas, trabajar con sus proveedores, con sus grupos de interés. Ser conscientes de que luchar contra la corrupción y por la transparencia debe ser inherente a su responsabilidad social empresarial, pero también a su responsabilidad política como actores fundamentales en la construcción de lo público. Decirle NO al soborno: no pago, no recibo sobornos.

 

 

Foto: iStock.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Elisabeth Ungarciudadanos.