"En Mesetas estamos haciendo la paz en la tierra": Cielo Olave, líder social

Impulsa una asociación de 50 familias productoras de café especial en el municipio de Mesetas, en el Sur del Meta. Una mujer que dejó la ciudad para vivir en el campo.

La Asociación de Familias Productoras de Café Especial La Macarena (Faprocafem) inició cultivando café en 60 hectáreas y ahora ya lo hace en 120. Foto: cortesía Fondo Europeo para la Paz

Cielo Olave, es Mujer CAFAM por el departamento del Meta 2018, embajadora de la marca de café especial Serrano creada por la Asociación de Familias Productoras de Café Especial La Macarena (Faprocafem), que está conformada por más de 50 familias del municipio de Mesetas, en el Meta y de la que ella es representante legal. Olave tiene apenas 27 años y muchas familias que dependen de ella.

Mesetas, a dos horas y media de Villavicencio por carretera, es uno de los municipios del Meta que más ha sufrido la violencia que ejercieron grupos armados durante años. Aunque Olave creció en Bogotá a los quince años de edad sus padres se trasladaron a este municipio ubicado en el Sur del Meta,  “la iglesia allá llevaba más de dieciséis años cerrada por la violencia, habían matado muchos pastores y líderes sociales”, explica Olave.

Ver: Mujeres del Meta: antes y después de la guerra

Gracias a su padres, que son misioneros de la iglesia cristiana, Olave llegó a la región Jardín de Peñas, lugar ubicado a unos 18 kilómetros de la cabecera municipal de Mesetas; casi a una hora por carretera. Sin saberlo, este sería el comienzo de su trabajo como líder en la zona.

Para Olave el cambio no fue brusco. Dice que desde niña su relación con el campo ha sido vital, “tengo raíces criollas. Mi familia es de Santander y siempre mi papá nos llevaba al campo. Simplemente no vivíamos allá por temas de seguridad. Mis padres me inculcaron el amor por el campo y la naturaleza. Así que crecí en el privilegio de conocer la ciudad”.

Esta zona del municipio donde está radicada Olave, junto a su esposo y su hijo, cuenta con una altura de unos 827 metros sobre el nivel del mar y un clima que varía entre 20 y 25 grados centígrados, características que son el escenario ideal para sembrar café especial.

En 2009, por ejemplo, el café sembrado en Mesetas logró ser catalogado como el mejor café del mundo gracias al concurso Taza de Excelencia. Su calificación llegó a 91,68 sobre 100, tras un examen hecho por  25 catadores de café de Japón, Estados Unidos, Inglaterra, Canadá y Australia.

Ver: El dolor de un país en escena para que la memoria viva

“En ese entonces hablamos de la guerra y de cómo hacer para que los jóvenes no se fueran a la guerra y nos dimos cuenta que teníamos que trabajar con las familias completas, no solo las mujeres o los niños, sino toda la familia”, cuenta.

Fue así como años más adelante ella misma impulsó la creación de Asociación de Familias Productoras de Café Especial La Macarena (Faprocafem) que inició cultivando café en 60 hectáreas y ahora ya lo hace en 120.

 

Hoy la asociación ya cuenta con una marca propia de café especial: Café Serrano y, gracias a la cooperación internacional del Mascapaz del Fondo de Europeo para la Paz de la Unión Europea ejecutado por el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas SINCHI, trabajan en sistemas de comercialización que les permitirá llegar directamente a los consumidores e incluso exportar.

“En el Meta hay una cultura cafetera de hace muchos años pero no muy conocida. Cuando arrancamos comenzamos a cultivar y nos dabamos cuenta que en otras partes del país la producción era mucho mayor así que lo que hicimos fue enfocarnos en calidad y no en cantidad”, explica Olave que piensa en grande y quiere que de las 3,4 tazas de café que toman al día los colombianos, según la Federación Nacional de Cafeteros, por lo menos medía sea de café especial, ojalá del departamento del Meta, ojalá de la marca que representa.

“Recientemente de la compañía Devoción. Nos visitaron. Eligieron 5 cafés de edición especial. Entre los 5 ocupamos el primer puesto y nuestros café se fue de primer puesto a la Universidad de Harvard en la investigación que ellos estaban haciendo”, dice.

El liderazgo de Olave en la zona la llevó a convertirse en Mujer CAFAM del Meta en 2018 y a ser nominada por su trabajo comunitario al premio Mujer CAFAM 2019, no sólo por organizar a las familias en proyectar la asociación y a su marca,  sino por el impulso del ecoturismo en la región.

Ver: Cultivando sacha inchi, los excombatientes de las Farc se quedan en Arauca

“Ser líder social en el campo es hacer de todo: un día psicologo, otro día ambientalista, otro, abogado. No es fácil ser líder, es muy complicado porque es poner la cara por toda una comunidad”, afirma. Y es que el panorama para ser líder social en Colombia no es nada alentador cuando las cifras de la Defensoría del Pueblo informan más 400 líderes sociales fueron asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz.

“En Colombia siempre estamos divididos, unos dicen que la paz, otros que la guerra. Unos que el campo y otros que la ciudad pero lo que nos ayuda a prosperar es articularnos. Necesitamos ser un complemento”, explica convencida, “la paz no se crea en ningún documento. En Mesetas estamos haciendo la paz en la tierra y no es solo hablar sino hacerlo. Todo funciona con el ejemplo”.

871570

2019-07-18T11:50:05-05:00

article

2019-07-18T11:51:13-05:00

mfranco_250925

cromos

Yulieth Mora/ @YuliethMora_

Vida Social

"En Mesetas estamos haciendo la paz en la tierra": Cielo Olave, líder social

77

6265

6342

 

últimas noticias