La Tatacoa, un destino para todos los bolsillos

Conocer este lugar deslumbrante, ubicado en el centro de Colombia, solo le tomará un par de días, en los que se reencontrará con la belleza y la paz.

La Tatacoa, un destino para todos los bolsillos
Foto: iStock.

El desierto de la Tatacoa es reconocido por sus paisajes hipnóticos, que tienen la capacidad de hacernos sentir en otro planeta. Al recorrerlo, revivimos las imágenes que hemos visto de la superficie de Marte, con sus tonos rojizos, que se entremezclan con el ocre y el gris. En medio de la experiencia, sin embargo, nos encontramos con su abundante flora y fauna, y  recordamos que no estamos en un viaje interplanetario, sino en medio del departamento del Huila.

Este destino, lleno de cactus gigantes, es uno de los favoritos de aquellos que buscan aventura y avistamientos astronómicos, ya que tiene un cielo afortunado que en las noches se ufana de no tener luces que lo contaminen.  No solo es  el espacio perfecto para la astrofotografía, sino para disfrutar la más romántica velada debajo de las estrellas.  

La zona también es un destino seductor para los interesados en la paleontología: allí se han encontrado diversos fósiles que ahora son resguardados por el Museo Paleontológico de Villavieja. 

Si aún no conoce este encantador rincón de Colombia y este texto ha despertado su curiosidad, le damos algunas recomendaciones para que se anime a visitarlo según su presupuesto. 

1. No viaje en la noche 
El recorrido por tierra desde Bogotá dura, aproximadamente, seis horas. La carretera está pavimentada, pero tiene pocas curvas, así que quedarse dormido es uno de los principales peligros, tanto para usted como para quienes conducen a su lado. Por esto, consideramos que lo mejor es viajar temprano, luego de una buena noche de sueño. 

2. Escoja cuidadosamente el lugar de su estadía
Si la aventura es lo suyo, tiene la opción de quedarse en medio del desierto. Para esto puede encontrar zonas de camping en las que le cobrarán 14.000 pesos por una noche, en una cómoda carpa que le entregarán a su llegada. No le hará falta nada. También puede hacer glamping (básicamente acampar con lujos).Tiene un costo de 750.000 pesos la noche por pareja. Podrá hacer uso de piscinas, restaurantes y, por supuesto, tendrá un baño privado con vista al desierto. 

Si la posibilidad de ser visitado por la fauna del desierto, en medio de la noche, definitivamente, no lo emociona mucho, lo mejor es que alquile una habitación en un hotel tradicional en Neiva o en Villavieja, la población más cercana al desierto.

 
 

 

3. Lleve su propia comida, si su presupuesto es reducido 
La población más cercana al desierto se encuentra a 30 o 40 minutos en carro (dos horas caminado). Por esta razón,  la comida es escasa y relativamente cara. Si busca que sea un viaje barato, es mejor que lleve alimentos fáciles de transportar y que no se dañen fácilmente. Y tenga muy presentes los líquidos, los necesitará: la temperatura puede ascender a los 43 grados centígrados, durante el día.  Si el dinero no es un problema, visite los estaderos dentro del desierto o los restaurantes de los hoteles. Encontrará platos de 15.000 pesos en adelante.

4. Tenga mucho cuidado con el sol 
Aunque no es realmente un desierto, sino un bosque seco, el sol de medio día es intenso, puede ser perjudicial para su piel y llevar a que se deshidrate. Lo ideal es que las caminatas se hagan temprano en la mañana o en la tarde. Tenga cuidado de que la noche no lo encuentre lejos de su lugar de estadía, la oscuridad es absoluta y es casi imposible estar completamente seguro en los caminos que se recorren. 

5. Lleve ropa adecuada 
Aunque las temperaturas son altas, es recomendable recorrer el desierto con pantalón largo, ya que es factible toparse con cactus, ramas y animales, como cobras o alacranes. Por lo tanto, es mejor prevenir un accidente.

Es importante saber que, aunque es un destino para todos los gustos y presupuestos, un par de días son suficientes para conocerlo. En esa medida, es ideal para uno de los puentes festivos que se aproximan: saldrá de la rutina, gastará poco y verá un lugar asombroso en medio del país.