Canciller y comisionado de paz piden a Cuba que entregue a negociadores del ELN

hace 38 mins

Los peligros de la obediencia, proyecto experimental de video-teatro se presentó en Bogotá

El proyecto que cumple ya siete años, terminará con una video instalación que hará parte de la exposición individual en Bilbao en el 2018. 

Por: Fortner Anderson

 

 

En noviembre 9 y 10, la artista vasca Itziar Barrio presentó en El Parqueadero del Museo de Arte Miguel Urrutia, en La Candelaria, la tercera versión de su proyecto experimental de video-teatro, LOS PELIGROS DE LA OBEDIENCIA. Versiones anteriores del proyecto se han presentado en Bilbao (2010-2011), Nueva York (2013-2016) y en Bogotá (2015). El proyecto que cumple ya siete años, terminará con una video instalación que hará parte de la exposición individual de Barrio en el Azkuna Zentroa en Bilbao en el 2018. 

 

Para los dos performances que se presentaron en el Museo de Arte Miguel Urrutia, Barrio invitó a cuatro actores reconocidos de la ciudad, Clara Sofía Arrieta, Anderson Balsero, Endry Carreño y Andrea Quejuán. El grupo fue dirigido por Julio Correal, quien recientemente creó y dirigió El Plagio y Adiós a la Guerra. Correal también escribió la escena protagonizada por los actores usando específicos parámetros de Barrio para LOS PELIGROS DE LA OBEDIENCIA. 

 

Barrio trabaja con elementos bien conocidos de la cultura popular y del cine en sus videos y obras de arte que se presentan en El Parqueadero, adicional a las performances. A lo largo de las obras, vemos frases de canciones de Eurythmics («Sweet Dreams») y de películas populares como « Bajos Instintos » o las de Tarantino. Esta versión de LOS PELIGROS DE LA OBEDIENCIA no fue la excepción y Julio Correal, escribió para el performance una corta escena teatral que mezclaba elementos y personajes de la célebre obra de teatro de Tennesse William, Un tranvía llamado Deseo, y de la icónica película colombiana La estrategia del caracol, de Sergio Cabrera de 1993. 

 

La escena se desarrolla en la Casa Uribe lugar donde la película de Cabrera sucede, y en esta ocasión Stella Kowalski -  un personaje principal en Un tranvía llamado Deseo e interpretado en esta ocasión por Endry Carreño actriz de la famosa telenovela Los Reyes -  se une a los inquilinos en su lucha contra las autoridades. Los actores interpretaron la escena con determinación, usando simplemente algunos elementos de utilería alrededor de una mesa. Después de la primera presentación de la escena, la obra se tornó más compleja a medida que el director de teatro llama a cada uno de los actores al frente con el fin de preguntarles sobre sus motivaciones, tanto en su calidad de actores dentro de la escena, como fuera de esta. “Cuál es la motivación de su personaje?” pero también “Por qué llegó tarde al ensayo de hoy, ¿casi una hora después?”. Con cada repetición de la escena, el director de teatro siguió formulando preguntas que continuaban revelando cada vez más, las vidas personales de los actores, haciendo que la diferencia entre los caracteres ficticios por ellos interpretados y sus personalidades se fundieran cada vez más. 

 

De acuerdo al texto del Museo, LOS PELIGROS DE LA OBEDIENCIA se inspira parcialmente en una reconocida serie de experimentos psicosociales diseñados en los años ‘60s por Stanley Milgram. Estos experimentos pretendían medir qué tan lejos estarían dispuestas las personas a llegar por obedecer a una figura de autoridad. A los participantes de estos experimentos se les pedía dar choques eléctricos a otros sujetos para enseñarles tareas simples, estando completamente ignorantes del hecho que los choques eléctricos y las reacciones de las personas que los recibían, eran escenificados.  Un buen número de participantes elevó el voltaje administrado, inclusive cuando se les instruía que ciertos niveles eran destructivos incluso letales cuando se proporcionaban en altas cantidades. 


 
El trabajo de Barrio evita una exploración directa de la violencia física que subyace en parte de la interacción social, para, al contrario, investigar aspectos más generalizados de obediencia y sumisión social, aquellos elementos de la autoridad social más complejos y escondidos, a los cuales todos nos adherimos de una manera u otra. Claramente, cada sociedad para funcionar necesita un mínimo de obediencia a las reglas y convenciones sociales y cada uno de nosotros se somete innumerables veces en el día a la necesidad de obedecer estas reglas no escritas. 

 

Con este proyecto, Barrio nos permite dar un vistazo al importante cruce de diferentes figuras de autoridad que nos rodean, muchas de las cuales son oscuras y ambiguas, pero que requieren de nuestra obediencia. Los actores se someten a las ordenes de los directores, el público al control de los guardias de seguridad del Museo y el público en general a las influencias de los íconos de la cultura popular y así infinitamente. 

 

La pieza de perfomance-teatro de Barrio es difícil, pues la repetición de la escena no se presta para el entretenimiento sino para proveer un espacio de contemplación de nociones de autoridad y obediencia, particularmente en el contexto de las relaciones sexuales que es particularmente relevante en este momento de escándalos como los de Harvey Wainstein y Kevin Spacey. 

 

LOS PELIGROS DE LA OBEDIENCIA 


El Parqueadero, en el Museo de Arte Miguel Urrutia, MAMU. Bogotá, Colombia Exposición: Del 3 al 18 de noviembre de 2017 
Performances: 9 y 10 de noviembre de 2017 

Creación y Dirección: Itziar Barrio
Director de Teatro y Dramaturgo: Julio Correal
Elenco: Clara Sofía Arrieta, Anderson Balsero, Endry Cardeño, Andrea Quejuán
Director Técnico: David Meilán
Cámara: Raúl Gómez Benavides
Asistente de Producción: Lisa Granada
Producción: Margarita Rodríguez 
Diseñador Gráfico: Jaume Marco
Fotógrafa: Adriana Ramírez