ESPECIAL MADRES

Madres y abuelas de Hoy

Noticias destacadas de Vida Social

Exitosas, comprometidas con sus hijos y nietos, y capaces de afrontar los retos de la vida sin darse por vencidas, estas mujeres son invencibles. En su día, celebramos su entrega, su energía, su fuerza y su coraje.

Son incansables. La sociedad les abrió un mundo de oportunidades, después de siglos de limitarlas, y ellas decidieron aprovecharlas todas. En esta edición reunimos las historias de algunas de ellas, quienes demuestran que tienen la capacidad para educar y disfrutar a sus hijos y nietos; hacer realidad sus ambiciones profesionales; y no olvidarse de sí mismas, en medio de esa feliz y desafiante aventura de ser madres.

“LA LLEGADA DE UN HIJO HACE QUE DEJEMOS A UN LADO PARA SIEMPRE EL EGOÍSMO Y  EL INDIVIDUALISMO”.

Johana asegura que ser mamá es lo mejor que le ha pasado, y ha implicado una transformación del corazón. Cada cosa que hace por sus niños la alegra y le llena el alma. “Un hijo trae a una familia unión y alegría. Un hijo es dejar a un lado para siempre el egoísmo y el individualismo”, asegura. Su reto más grande ha sido educarlos, pero lo que considera más efectivo es hacerlo con el ejemplo. Para la gestora cultural, ha sido clave aprender a organizarse y así contar con el tiempo necesario para seguir avanzando con la fundación Acción Interna y darles a sus hijos la atención que necesitan.

La barranquillera tuvo a sus hijos en pleno ascenso a la cima de la moda, y eso implicó sacrificios para todos. “Mi reto más grande fue que mis hijos se adaptaran a otro país, pero irnos a Estados Unidos fue la solución para pasar más tiempo con ellos”. Como emprendedora, los hizo partícipes de sus sueños, y ahora los acompaña para que alcancen los suyos.

MAMÁ E HIJOS SE NUTREN DE LA PASIÓN POR LA MODA, QUE LOS INSPIRA, LOS IMPULSA Y LOS UNE.

El nacimiento de sus hijos significó un cambio de prioridades. Aunque la moda ha sido uno de sus grandes amores, ellos son su adoración. “Te transforman la vida por completo. Tienes entre tus manos algo maravilloso, a lo que le expresas un amor infinito”. Para Tcherassi, la maternidad no tiene fecha de expiración.
 

"YO PARA ESO DEL WHATSAPP Y ESAS COSAS SÍ SOY MUY VIEJA. CONMIGO TOCA POR EL TELÉFONO DE LA CASA"

Otros son los planes con Martina y Guadalupe, que pasan horas metidas en el armario de ‘la abuelita Tuty’. “Se ponen mi ropa,mis zapatos, se maquillan… yo no sé si vayan a ser artistas. A Guada le gusta mucho la pintura y a Martina le encanta la televisión”. Se siente feliz de dormir con ellas, cuando se quedan en su casa, pero también las deja armar carpa en la sala. Eso sí, asegura que también es una abuela educadora, que les exige comer a la hora que es, no responderle de mala manera a la mamá y hacer caso. Es una abuela de película.

EL MAYOR DESAFÍO ES ALCANZAR EL EQUILIBRIO ENTRE SER EXIGENTE, SIN SER EL OGRO INTRUSIVO Y CASTRADOR".

Y Paola ganó. Tiene dos hijos –Emilio, de 28, y Sofía, de 24, – de los que se siente absolutamente orgullosa. “Es muy gratificante ver que afrontan la vida con tanto carácter, con tan buen criterio, con bondad”. Crió seres humanos conscientes, respetuosos de sí mismos y de lo que los rodea, libres de prejuicios, capaces de valorarse y, sobre todo, felices. Lo logró, al organizar sus prioridades y darles tiempo, en medio del agite de la actuación, de su empresa de productos de belleza
(24/7) y del festival de cine que dirige (Indibo). Lo logró, al enfrentar con ganas y sin miedo el desafío de “alcanzar el equilibrio entre ser exigente, sin ser el ogro
intrusivo y castrador; entre ser consistente, pero permitirse cierta flexibilidad para ganarse su amistad”.

"CON JOAQUÍN ME SIENTO SEGURA. ESTAR A SU LADO ME DA UNA ESPECIE DE PODER QUE ME HACE MUY FUERTE".


Encontrar el balance entre ser mamá, profesional, esposa y amiga es el desafío más grande que ha afrontado. “Cuando nació Joaquín, me entregué completa- mente; me olvidé de muchas cosas para no ser inferior al reto de ser mamá. Sentía culpa si no estaba todo el tiempo a su lado”. Los primeros días fueron terribles. No se reconocía y sentía que no iba a ser capaz. Pero aprendió a confiar en su esposo y en su familia. Hoy, la periodista se tiene más confianza, no solo como mamá, sino como persona, como mujer y como profesional. Ahora que es feliz, se lo puede mostrar a su hijo. “Para mí, la felicidad es clave en la vida y quiero que Joaquín sea feliz”.

‘La Gorda’ asegura, un poco en broma y un poco en serio, que es pésima abuela, porque nunca fue capaz de cuidarlos. Pero no lo es. En realidad es consentidora, alcahueta y malcriadora. “Lo que pasa es que yo sí le dije a Alejandra: ‘mi tiempo de trasnochadas y noches en vela ya lo cumplí con mis hijos, y por ahí no vuelvo a pasar’. Es que no los cuido ni cinco minutos”. Pero, en cambio, los abraza y los mima sin reparo. “Mi nieto Samuel, por ejemplo, bota las gafas como 300 veces en un año, así que yo intercedo por él. Llamó a mi hija y le digo: ‘Alejandra, Samuel tuvo un accidente con las gafas, por favor mándalas a hacer y ya te consigno’”, cuenta la humorista, y se echa a reír.

A SAMUEL LO RECIBIÓ SU ABUELA EN ESTE MUNDO. ELLA ESTUVO A CARGO DE CORTAR SU CORDÓN UMBILICAL.

Tiene un chat con sus nietos y por ahí atiende sus complacencias. “Emilia es lo más coqueto del mundo. Me pide cosméticos y accesorios para hacerse collares. En la cuarentena cumplió años mi hija, así que pedimos el mismo domicilio y arrancamos la videollamada al tiempo. Celebramos como si estuviéramos juntos”.

"HAY QUE ESTABLECER PRIORIDADES TODOS LOS DÍAS. DISTRIBUIR MUY BIEN EL TIEMPO PARA CUMPLIRLE A TODO".

Para ella, ser madre es un compromiso absoluto y cada detalle cuenta. En esta medida, estar presente en la vida de sus niños es primordial, aunque también es desafiante. Claudia Elena debe dividirse en veinte para que las horas de la semana sean suficientes para ellos, Gaira, el manejo de Carlos Vives como artista, la fundación La Perla de América y el nuevo sello musical de la familia. “Para mí, la clave está en saber establecer prioridades todos los días. Organizar la agenda y distribuir muy bien el tiempo para cumplirle a todo”. El trabajo les exige viajar mucho y ella trata de llevar a sus hijos siempre. “Para mí, su compromiso
con el colegio es clave, pero hay fechas en las que considero importante que estén con nosotros”. Como en las grabaciones de La Voz US: Pedro y Elena se encontraban con sus padres el jueves en la noche y regresaban a casa el domingo. A veces tienen que hacer acrobacias para encontrarse, pero están dispuestos
a todo, con tal de mantenerse unidos.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.