Meghan Markle y el Príncipe Harry sorprenden con la elección del nombre de su hijo

La decisión de los Duques de Sussex indica que quieren criar al niño en la normalidad, por eso renuncian a su título nobiliario.

Meghan Markle y el Príncipe Harry sorprenden con la elección del nombre de su hijo.
El bebé se llama Archie Harrison Mountbatten-Windsor.AFP

El nacimiento del primer hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry ha supuesto una auténtica revolución y ha acaparado la atención de los medios británicos e internacionales. Y es que los Duques de Sussex no dejan de sorprendernos con las decisiones que han tomado respecto a la llegada de su primogénito.

Después de presentarlo ante los medios en el Castillo Windsor, Harry y Meghan revelaron el nombre del recién nacido: Archie Harrison Mountbatten-Windsor. Un nombre sin precedentes en la realeza británica y con el que han sorprendido a gran parte del país, ya que han intentado unir Reino Unido con América. 'Archie' tiene un toque marcadamente estadounidense, que se aleja de los nombres clásicos utilizados tradicionalmente por la familia real.

Pero lo que más ha sorprendido es que su nombre no esté precedido de un título nobiliario. Aunque se sabía que no sería príncipe, título reservado para los hijos del primogénito del Príncipe de Gales, se esperaba que su padre le cediera uno de los títulos subsidiarios que le obsequió la reina Isabel II tras su boda con Meghan, concretamente el de Conde de Dumbarton. Pero el niño será conocido solamente como Master Archie.

Sus padres han decidido que el niño prescinda de título nobiliario, ya que esperan que tenga una vida lo más normal posible, a pesar de ser el séptimo sucesor al trono de la corona británica.

Tampoco llevara Sussex como su apellido. El pequeño llevará el apellido de Mountbatten-Windsor, que combina el de la reina Isabel II y el de su esposo Felipe.

Harry y Meghan, quienes desde que se casaron en mayo de 2018 han sido vistos como una pareja moderna que quiere escapar a las convenciones, hicieron este muy esperado anuncio después de presentar al pequeño a la reina. 

En una fotografía difundida en la cuenta Instagram de los duques de Sussex se puede ver a la monarca, de 93 años, y a su marido, de 97, mirando sonrientes a su octavo bisnieto, en brazos de Meghan, que está junto a su madre, Doria Ragland, y el príncipe Harry.

 
 

Un paquetico de alergía

Desde su nacimiento, Reino Unido esperaba para conocer el nombre del niño y crecía la especulación sobre si la pareja optaría por rendir de algún modo homenaje a la difunda madre de Harry, fallecida en un trágico accidente de tráfico en París en 1997, o a las raíces afroamericanas de Meghan, que tiene entre sus ancestros a esclavos que trabajaban en las plantaciones de algodón de Georgia.

Tan sonriente como su esposa, el duque de Sussex no se atrevió a decir a quién se parece el pequeño, primer miembro mestizo de la familia real británica.

"Todo el mundo dice que los bebés cambian tanto en las dos primeras semanas, básicamente vamos a estar siguiendo cómo ocurre ese proceso de cambio", dijo Harry, asegurando que "ser padres es increíble".

"Estamos muy emocionados de tener nuestro propio paquetito de alegría", afirmó el príncipe, que tras la boda había dejado claro su deseo de ser padre rápidamente.

La joven pareja criará a su hijo en Frogmore Cottage, una casa en el dominio del Castillo de Windsor a donde se mudaron tras el anuncio del embarazo.

"Creo que vamos a ver muy poco a este niño", dijo la biógrafa real británica Penny Junor, considerando que Harry "querrá protegerlo" de los fotógrafos, aunque tal vez Meghan, más aficionada a los focos, "puede que disfrute mostrándolo".

Archie es el cuarto nieto del príncipe Carlos, heredero al trono británico. Carlos, de 70 años, que el martes se encontraba de visita en Alemania, afirmó estar "impaciente" de conocer al bebé "en los próximos días, cuando las cosas se hayan calmado".