Publicidad
Natalia Roldán / 31 Jan 2017 - 5:02 p. m.

"¡Sigo adelante!", Andrea Tovar

Andrea Tovar asumió la derrota con tranquilidad y madurez. El Año del Gallo es el suyo, así que se dispone a disfrutarlo.

Natalia Roldán

"¡Sigo adelante!", Andrea Tovar
Mujer posa frente a una cámara
Mujer posa frente a una cámara

 

Cuando vio alejarse la corona, se esforzó por contener las lágrimas y respiró profundo. Se recordó a sí misma que no era el fin del mundo y tomó aire una vez más. Con cada tanda de oxígeno encontraba serenidad. Andrea no pretendía quedarse estancada en la desilusión, desde ese instante empezaba a superarla y a avanzar. En un abrir y cerrar de ojos, volvió a brillar, con ese resplandor que le sale de adentro y luego envuelve todo lo que encuentra a su paso. Muy pronto volvió a ser esa mujer arrolladora con ganas de comerse el mundo. (Andrea Tovar: “Muchas personas no querían que estuviera aquí, pero la obra de Dios es perfecta”)

 


Luego de la gala llamó a sus abuelos y comió. Por fin pudo saborear esa pasta carbonara de la que está antojada hace meses pero que no podía probar ni en sueños; ganar implicaba hacer sacrificios y ella estaba dispuesta a todo. Además de esa fuerza envolvente que la impulsa, siempre la acompaña una disciplina férrea. Es muy exigente consigo misma. Lo sencillo, para ella, no tiene sentido. Por eso le hizo la guerra a los carbohidratos, al dulce y a la pereza. Si la agenda real se lo permitía, hacía ejercicio dos veces al día y dedicaba al menos un par de horas a cada rutina. (Los mejores momentos de Andrea Tovar en Miss Universo)

 


Andrea quería la corona para abrirle más puertas al país, para mostrarle al mundo el proceso de transformación de Colombia, para dar a conocer el liderazgo de nuestras mujeres y para fomentar cambios en la educación, la cultura y la sociedad en general. “La globalización avanza con tanta rapidez que se están perdiendo las características más autóctonas de las culturas y tenemos que hacer algo para salvarlas –le explica a Cromos–. Es necesario hacerle entender a la sociedad que nuestras diferencias son las que nos enriquecen. Quiero promover la inclusión, el respeto, la tolerancia. Y acabar con la autodiscriminación. No entendemos la importancia de nuestras diferencias. Si soy diferente tengo oportunidades. En cambio, si no me respeto y no me valoro, no puedo exigir que los demás lo hagan”. Por fortuna, Andrea no pretende quedarse reflexionando sobre la derrota. Queda mucho por hacer y Miss Universo no era la única carta que ella tenía bajo la manga. Ahora, libre de compromisos de reina, podrá poner a andar todos sus proyectos, a su manera. 

 

 

IMG_7348 copy

 

 

Muy cómoda en sus zapatos


 

Para Andrea, las mujeres colombianas son las que mandan en la casa. Hacen respetar sus derechos, son independientes, femeninas y vanidosas. Asegura que les interesa oler y sentirse bien. Al oírla hablar, cada una de sus palabras adquiere sentido. En ella es evidente que ha hecho lo posible por sentirse a gusto dentro de su cuerpo y satisfecha con sus decisiones. Mientras posa para Cromos, parece un cisne negro: consciente de su belleza y de su elegancia, contorsiona sus hombros como si fueran alas y luego sube el mentón y mira hacia arriba como si quisiera despegar. Su espíritu está en paz y así pretende enfrentar este año que hasta ahora empieza. 


 

Su arma principal para estar en equilibrio es el deporte. “El ejercicio me mantiene activa y saludable. Lo notas no solo en tu cuerpo sino en tu cabeza. Tengo más control de mi vida y de mi mente. Además sirve de recreación. Me gusta montar en bici de montaña, subir al cerro de la Virgen, hacer caminatas extremas”. También hace pilates, que le ayuda a mejorar la postura, alarga los músculos, tonifica, define y le quita los dolores del cuerpo. Andrea quiere hacerlo todo. Para ella no hay límites porque tiene muy claro que las barreras son mentales. 


 

Sabe que es exigente con su cuerpo, así que también guarda tiempo para consentirlo. Ha asistido a sesiones de reiki en las que nivela sus energías. “Cuando salgo me preparan unas esencias que tengo que esparcir en el ambiente de una manera determinada –cuenta Andrea–. Solo el olor da serenidad. También he ido a consultas en las que equilibran las fuerzas de mi cuerpo con imanes. Son maravillosas porque liberas tensión, te sientes liviano”. Ella no sabe si creer del todo en estas terapias de medicina alternativa, pero se siente diferente luego de cada consulta y considera que solo por eso vale la pena seguir intentándolo. 

 

 

El brillo de Andrea le sale de adentro y luego envuelve todo lo que encuentra a su paso.  Es una mujer arrolladora que ahora, libre de los compromisos de una reina, podrá poner a andar todos sus proyectos, a su manera.

 

 

Como cierre a sus rituales corporales, Andrea termina la semana con un baño de sal marina que, además de exfoliar su piel, crea un espacio ideal para la meditación y la reflexión. Limpia el cuerpo y la mente. Por cuenta de esos domingos, la factura del agua llega un poco más cara a su casa.

 

 

Alimento espiritual

 


Con una sonrisa resplandeciente, la Señorita Colombia asegura que es ciento por ciento Virgo. “Todo lo que leo sobre mi signo parece escrito a mi medida –confiesa, mientras saca el celular para leer su horóscopo, que luego comparte con nosotros–: ‘Seduce sin querer y se interesa por las personas sin la intención de ganárselas. Es detallista, perfeccionista y autocrítica. Lo tolera todo, menos las mentiras’”. 

 


Sí, las palabras encajan. Parece que los astros moldearon a ese mujerón que se debate entre la sensualidad y la dulzura. Exuda erotismo por los poros, y se preocupa genuinamente por la gente y cree en ella, eso le ha valido cientos de decepciones. Sin embargo, sigue confiando. “Decidí que si me faltan es problema de ellos. Yo ya no me amargo. Para mí es muy difícil dejar de confiar en las personas. Todos tenemos que creer en algo. Hasta los ateos creen en que Dios no existe. Es muy importante aferrarse a esa fe para no perder estabilidad. Así sea fe en uno mismo. De lo contrario no tendríamos motivaciones y aspiraciones”.

 


Andrea, además, cree en Dios. Su familia es fiel seguidora de la Virgen y de San Francisco de Asís. Cuando era niña la metían en piscinas de agua bendita y la bañaban con hierbas. Ante esa crianza era difícil que no heredara la religión; por eso, aunque no es tan devota como sus padres y abuelos, San Francisco iba colgado de su tobillo cuando recibió la corona de la Señorita Colombia. “Las cosas de Dios son perfectas –afirma–. Hay algo pensado para nosotros. Aunque nosotros ayudamos y nuestras decisiones influyen, lo que es de uno es de uno”. 

 


Su fe le permite tener una buena salud espiritual, que ella protege alejándose de las personas prepotentes y manteniéndose optimista a pesar de los obstáculos. Andrea no se paraliza, odia patinar sobre los inconvenientes, siempre avanza. Supera pronto los problemas, sin que eso quiera decir que olvida. Antes bien, considera que uno realmente puede valorar lo bueno después de haber conocido lo malo. 

 

 

IMG_7278 copy

 

Hacia el futuro


La preparación a la que somete su cuerpo y la manera en que alimenta su espíritu tienen un propósito: aportarle algo a la sociedad y convertirse en un referente positivo. Esa era una de las razones por las cuales le interesaba el Concurso Nacional de Belleza: era la mejor plataforma para contribuir al desarrollo social. “A mí me inspira ver que alguien es feliz gracias a mi ayuda, me inspira hacer la diferencia, me inspira sentir que no me he fallado. Me nutre saber que, aunque no puedo cambiar el mundo, lo que hago sirve de algo”.

 


Tiene diferentes ideas. Le gustaría trabajar en educación y hacer énfasis en sexualidad, ya que considera que siempre se están apagando incendios en lugar de prevenirlos. También le encantaría trabajar con las comunidades de su Chocó natal para desarrollar artesanías que rescaten la tradición pero que, con su ojo de diseñadora, adquieran un estilo más chic que les permita comercializarlos con mayor facilidad. Además, ha pensado en desarrollar un proyecto gastronómico en el que probablemente se inspirará en platos que tengan un peso cultural y ancestral. 

 


Miss Universo habría sido la oportunidad ideal para seguir trabajando en eso que la inspira y el trampolín perfecto para llegar cada vez más lejos. Pero con este concurso no terminan sus ganas; al contrario, después de ver que se llevaban la corona, su vehemencia se multiplicó y, ahora, con fuerzas renovadas y ya sin obligaciones en desfiles, viajes y eventos, por fin tendrá paz para dedicarse de lleno a eso que la conmueve y llena su espíritu. Ese será un triunfo verdadero.

 

 

Un consejo para el éxito

 

Para Andrea es clave la confianza en uno mismo para llegar lejos. “Todos los días pienso: de dónde vengo, quién soy y qué es lo quiero. Si sabes qué es lo que buscas, será más fácil encontrarlo.  Si estás segura de ti, podrás hacer realidad lo que te propongas. A mí no me queda tiempo de dudar”. 

 

 

En forma

 

Para competir en Miss Universo es necesario tener estado físico y fuerza mental; por eso, antes de viajar a Filipinas, la Señorita 
Colombia siguió una rigurosa rutina de ejercicios que le ayudaron a mantenerse enérgica y hermosa.

 


¿Cómo fue su preparación física antes de Miss Universo? / En Miss Universo el cuerpo es muy importante, por eso merecía dedicarle tiempo. Los entrenamientos fueron intensivos. Entrené dos veces al día y me enfoqué en cardio, ejercicios funcionales y de tonificación.

 


¿Cuál es la clave para ver resultados después de hacer deporte? /  Lo principal es la disciplina. Si quieres resultados debes tener una rutina y ser muy juicioso a la hora de realizarla.

 


¿Por qué hace énfasis en los ejercicios cardiovasculares y no en los de fuerza, como levantar pesas, por ejemplo? / Porque el cardio ayuda a perder peso y mantener una vida saludable. Las pesas las uso para tonificar y tener un cuerpo estilizado.

 


¿De qué manera influye el ejercicio en su vida? / El ejercicio ejercita la mente, por eso es una actividad perfecta.

 


¿Con qué dieta acompañó su preparación física? / Muchas proteínas y muchas ensaladas. Nada de dulces y pocas harinas. Como extrañaba tanto la pasta carbonara, decidí echarle la salsa al pollo y a la carne.

 


¿Qué recomendación les da a las personas que tienen como propósito bajar de peso en el 2017? / Disciplina y perseverancia. No perder de vista que tienen la meta de bajar de peso.

 


¿Qué hace para luchar contra las sábanas y las excusas y levantarse al gimnasio?  / Cuando quieres algo y tienes una meta clara no hay excusas. Por el contrario, te levantas con la mejor energía para cumplir todo lo que te has propuesto.

 


Para usted, ¿cuál es la mejor manera de combatir la flacidez? / Hacer ejercicios cardiovasculares y tonificar con pesas. También hay algunas cremas que ayudan. 

 

 

Fotos: Hernán Puentes 

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.