Verónica Orozco: "Ya no tengo vicios. ¡Vivo libre, por fin!"

La televisión es su segundo hogar. Hija del actor Luis Fernando Orozco, creció en la tras escena y muy pronto pasó a la pantalla, de donde nunca se fue. Por estos días tenemos el gusto de verla en La Gloria de Lucho, la telenovela basada en la vida de Luis Eduardo Díaz, el lustrabotas que llegó a ser concejal de Bogotá.

Ana María Orozco
Ana María Orozco interpreta a la esposa del exconcejal Luis Eduardo Díaz en 'La Gloria de Lucho'.Gabriel Carvajal

¿Qué ha sido lo más bonito de interpretar a Gloria?
Me conectó mucho con las mujeres que he conocido en mi vida: mi abuela, mis tías. Mujeres guerreras, fuertes, llenas de vida.

¿Y lo más difícil?
Hacer un personaje de un universo muy diferente al mío y darle toda la honestidad posible.

¿Cómo describiría a la verdadera Gloria?
Una mujer que no se deja caer. Fuerte, valiente, poderosa.

¿Tres palabras para describir a Enrique Carriazo?
Sensible, inteligentísimo, único.

¿Cómo fue trabajar con él?
Trabajar con él fue para mí un regalo de la vida.

¿En qué anda hoy el verdadero Lucho?
Es un trabajador y guerrero incansable. Anda con su mayor tesoro, su Gloria, y su familia. Siempre están juntos.

¿Por qué deberíamos ver La Gloria de Lucho?
Porque rescata lo bonito de las grandes historias de la televisión de antes, en las que lo cotidiano tenía un encanto especial: los vecinos, la tienda, la familia.

¿Qué es lo que más le gusta de trabajar en televisión?
Yo crecí entre las cámaras. Cuando tenía 7 años acompañé a mi papá a una grabación de Don Chinche. Más que mi trabajo, es mi casa.

¿Y del teatro?
También en el teatro me siento en casa. Adoro el trabajo del teatro porque va muy profundo, al alma.

¿Qué se necesita para dedicarse a la actuación?
Una pasión a prueba de balas.

¿Un libro que la haya marcado para siempre?
Esculpir el tiempo, de Andrei Tarkovsky

¿Qué es la felicidad?
Para mí, hoy en día, no es otra cosa que la tranquilidad. Vivir con el corazón en paz.

¿Qué le saca la piedra?
La injusticia, la corrupción, la hipocresía.

Una canción para empezar un lunes.
Always on my mind, de Elvis Presley

Una película que la conmueva.
Revoltionary road.

Una que no haya podido terminar.
Siete años en el Tíbet.

¿Qué tiene encima de la mesa de noche?
Una amatista, libros y los dibujos que me ha hecho mi hija.

Un defecto.
La duda, tal vez.

Una virtud.
El trabajo constante por ser yo misma; disciplina, muy difícil por estos tiempos.

Una enseñanza de su mamá que siempre lleva con usted.
Hay de todo y para todos, incluso para ti.

Si fuera invisible, ¿a dónde iría?
Al colegio de mi hija, mientras está en clase.

Una heroína.
La abuela Margarita.

Un plato que comería todos los días.
Cualquiera preparado por mi mamá.

¿Qué expresión usa mucho?
Miau.

¿En quién o en qué le gustaría reencarnar?
Aunque amo mi vida actual, prefiero vivirla muy bien para no volver por aquí.

Un ídolo.
Juan Gabriel.

¿Qué le gusta de la televisión colombiana?
Me gusta lo que está pasando en este momento, se está volviendo a las raíces.

Un amor platónico.
El fallecido Luke Perry.

Su grosería favorita.
¡Putaaaaa!

Un maestro.
Mi papá.

Una actriz que admire.
Glenn Close.

¿Para qué le gustaría ser buena y es pésima?
Para bailar champeta.

Un lugar para olvidarse del mundo.
La Sierra Nevada de Santa Marta.

Qué le hace falta a la televisión colombiana.
Volver al origen.

Si volviera a nacer, ¿a qué se dedicaría?
Al baile.

¿Qué le queda de los tiempos en los que fue Vainilla?
Amor y agradecimiento por Toni Navia.

¿Qué es lo que más le gusta de ser mujer?
¡Todo!

¿Hay algo que les envidie a los hombres?
Absolutamente nada.

Un personaje que le encantaría interpretar.
Algún personaje de la música popular, ¡me encanta!

849180

2019-04-07T09:39:11-05:00

article

2019-04-07T09:39:11-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Vida Social

Verónica Orozco: "Ya no tengo vicios. ¡Vivo libre, por fin!"

62

4668

4730

 

últimas noticias