Violencia en el fútbol: queman con agua caliente a jueza de línea en Argentina

“No tengo lesiones por el golpe, pero sí me tengo que cuidar de las infecciones en la herida", dijo Rosana Paz al final del encuentro masculino de la Liga Sanjuanina.

La jueza Rosana Paz tiene 46 años. Espera estar disponible para la fecha del próximo fin de semana.Foto tomada del diario argentino Telesol.

Un nuevo hecho de violencia vuelve a llevarse la atención de los focos en el fútbol argentino. En un partido regional disputado entre Marquesado y San Martín de San Juan, una jueza de línea fue agredida por aficionados locales.

 "Faltaban dos minutos para que terminara el partido y sentí que me arrojaron un líquido caliente en la espalda. En ese momento, llamé al árbitro principal para comentarle lo que pasó y pedí que me echaran agua fría para calmar el ardor”, aseguró Rosana Paz a un medio de comunicación.

Los ánimos de una parte de la hinchada cambiaron cuando su archirrival San Martín anotó el empate, tras un error de la asistente compañera de Rosana Paz. “El juez y la policía quisieron suspender el partido, pero llegamos a un acuerdo para que terminara reglamentariamente”, explicó la agredida.

El enfrentamiento deportivo por la liga regional de San Juan quedó 1 a 1. Sin embargo, el resultado quedó en un segundo plano tras el ataque a la colegiala, quien explicó, sin ánimo de atizar la situación, lo siguiente: “recibís muchos insultos, agresiones machistas, otros te invitan a salir, te dicen piropos groseros, de todo. Pero a mí me apasiona entrar a la cancha y desempeñar la tarea para la que me he capacitado durante tanto tiempo".

De momento las autoridades deportivas y judiciales no se han pronunciado sobre este caso. La Liga Sanjuanina sanciona con multa los hechos de violencia. No ha habido antecedentes en donde se quite puntos al club implicado.

Rosana Paz, en declaraciones al diario Telesol, manifestó que está siguiendo las recomendaciones del especialista que la examinó para estar nuevamente disponible el siguiente fin de semana. “En el hospital me hicieron una placa para ver si tenía algún tipo de traumatismo. Gracias a Dios no pasó. Pero me dijo el médico que era una quemadura grave y tenía que cuidarme”, comentó.