Los famosos se queman en las urnas