Cuba retira la acreditación al corresponsal de El País de España

Según el gobierno de la isla, Mauricio Vicent, que trabaja allí desde hace 20 años, "ha faltado a la ética periodística y/o no se ajusta a la objetividad en sus despachos".

El gobierno de Cuba ha retirado la credencial de prensa al corresponsal del diario español El País y la cadena SER, Mauricio Vicent, quien ha trabajado en la isla durante los últimos 20 años, según informa el rotativo español.

El corresponsal fue citado al Centro Internacional de Prensa (CIP), adjunto al Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, donde se le anunció que el Gobierno no renovaba su acreditación, imprescindible para desempeñar la labor periodística en la isla.

La decisión se basa en una norma de la Resolución 182, de 2006, que regula la labor de la prensa extranjera y establece que el permiso de trabajo puede ser cancelado temporal o definitivamente a un corresponsal que, según el CPI, "ha faltado a la ética periodística y/o no se ajusta a la objetividad en sus despachos".

Funcionarios del CPI argumentaron que el corresponsal del diario español ofrecía desde hace tiempo "una imagen parcial y negativa" de la realidad cubana y que últimamente había logrado influir en la línea editorial del periódico, por lo que se ha decidido retirarle definitivamente la credencial de prensa.

La dirección de El País, por su parte, a través de un portavoz que considera que la cobertura de su corresponsal en La Habana "es un ejemplo de profesionalidad, imparcialidad y equilibrio, y está avalada por una larga trayectoria".

Por ello, "El País rechaza enérgicamente las acusaciones (...) y considera que la decisión de retirar la acreditación de Mauricio Vicent es un atentado contra la libertad de expresión e información".

El periódico español "reafirma su compromiso de seguir informando de cuanto suceda en Cuba con el mismo rigor, respeto e independencia que hasta ahora ha desarrollado".

Según El País, desde hace un año las autoridades cubanas se negaban a renovar la acreditación de su corresponsal, por lo que éste no podía asistir a conferencias de prensa y actos oficiales, aunque le permitían seguir publicando sus artículos.

El diario recuerda que la ministra de Asuntos Exteriores de España, Trinidad Jiménez, y la embajada española en Cuba, han realizado sin éxito diversas gestiones diplomáticas ante la Cancillería cubana, a la que expresaron su total desacuerdo con la medida.