"Vendo momentos de felicidad"

El chef español Ramon Freixa, que tiene dos estrellas Michelin, inauguró este jueves el restaurante Erre, en Cartagena.

El chef español Ramon Freixa ha tenido la influencia de la cocina desde su cuna. Sus abuelos eran panaderos y su padre cocinero.  / Fotos - Nelson Sierra
El chef español Ramon Freixa ha tenido la influencia de la cocina desde su cuna. Sus abuelos eran panaderos y su padre cocinero. / Fotos - Nelson Sierra

Todo por una sonrisa. Son varios los chefs que creen que toda esa batalla en los fogones, la innovación culinaria, la investigación y el trabajo persistente en el oficio valen el esfuerzo cuando el comensal sonríe, cuando lo pasa bien y se divierte. “Yo siempre he dicho que en mi restaurante se vende felicidad”, confiesa Ramon Freixa, el primer chef que, ostentando dos estrellas Michelin, llega a Colombia con una sucursal de su restaurante madrileño en el hotel Las Américas de Cartagena.

Erre son tres restaurantes en un mismo espacio. Cada uno tiene su filosofía de carta propia y su identidad visual y estética. Es un bar de tapas y cocteles al que se va en pandilla o a comer de manera muy informal. “Esta será la parte canalla, la parte gamberra donde estás de pies, donde compartes”, afirma el chef. Es también un bistronómico para cenar en plan divertido, con una cocina fácil, algo creativa en la que, según Freixa, se busca la desnudez del producto, y la parrilla, la brasa y el carbón son primordiales. Por último está el gourmet, que sólo cuenta con 25 puestos y donde hay que reservar con anterioridad para poder sentarse. Esta es la cereza sobre el helado; conceptualmente, fue hecho a imagen y semejanza del Ramon Freixa en Madrid. Es lujo y exclusividad. “Queremos dar ese traje a la medida, esa alta costura. Siempre comparo la gastronomía con la moda”, confiesa. Y es que la moda y el diseño son pasiones con las que convive, con las que se divierte y con las que imprime un sello personal, no sólo en su vestido, sino en su cocina y en la manera de emplatar los ingredientes. El gourmet conjuga la tradición culinaria con la expresión artística.

“Hay dos tipos de cocina: la buena y la mala. Entonces no es mejor la tradicional, ni la moderna, ni la vegetariana”, explica este chef. Para él, lo que realmente importa a la hora de comer es una buena preparación.

Hay una tendencia mundial que busca y promueve lo local. A tal punto que algunos chefs utilizan sólo productos que se encuentren a 15 km a la redonda de su cocina. A pesar de que Freixa opina que lo próximo es lo mejor, que la mata llegue al plato, no lo quiere ver como una camisa de fuerza. “Siempre he dicho que las cocinas tienen que tener identidades y que no se debe comer igual estando en Madrid, en Roma o en Cartagena. Hay que saber muy bien en dónde estás. Aquí no podré hacer gambas de Palamós porque no hay. Si tenemos la facilidad del transporte, tenemos la posibilidad de ampliar la oferta”. Por otra parte, el suyo es un restaurante español en Cartagena y no se podrá entender sin el jamón Jabugo, por dar sólo un ejemplo. Habrá un 70% de producto colombiano y el resto se traerá del exterior.

Acostumbrado a tener el segundo mercado de pescado más grande del mundo en Madrid, con pescados fresquísimos y de calidades excepcionales, su reto aquí es encontrar un entramado de proveedores serios que escapen al ritmo relajado del Caribe.

La decoración del restaurante es particular porque cada esquina y rincón encierran una sorpresa y una identidad. El arquitecto y decorador español Nacho García fue el encargado de darle personalidad a Erre, desde los más mínimos detalles, como una vela o un tenedor, hasta las lámparas o los troncos marinos que se despliegan en la puerta de entrada. Un estilo ecléctico con toques industriales, otros de anticuario y otros muy modernos que logran crear un espacio alejado del minimalismo o de las fórmulas repetidas y monótonas.

“Cocino lo que soy” es quizá una frase que resume las creaciones de Freixa, innovadoras, divertidas, que con un manejo perfeccionista de la técnica logran generar emociones.

Temas relacionados