Jorge Noguera habría sido alertado de amenaza contra dirigente Fernando Pisciotti

Él mismo le habría dicho que sus detractores, aliados con paramilitares, lo habían declarado "enemigo público".

El ex representante a la Cámara, Fernando Pisciotti, asesinado en el Banco, Magdalena en 2003, habría alertado a la Dirección del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, sobre el riesgo que se cernía sobre él, aseguró su hermano, Julio César Piscioti, en declaración juramentada ante la Corte Suprema de Justicia.

Precisó que el también ex concejal había sido declarado enemigo público, luego de una reunión celebrada el 20 de mayo de 2001, en la finca La Reforma, de propiedad del cabildante Eugenio Gutiérrez, encuentro en el que, dice, participaron cerca de 500 personas, entre las que se encontraban varios políticos de la Región y personal armado de las Autodefensas.

Ante el arribo del entonces director del DAS, Jorge Noguera, a El Banco, el 11 de octubre de 2003, Fernando Piscioti habría dado cuenta de esta situación, al tiempo solicitarle al ex funcionario que se autorizara el traslado de unas mesas destinadas a las elecciones regionales hacia el casco urbano de la población, frente al acecho de los paramilitares en las áreas rurales.

Noguera hacía parte de una misión del alto Gobierno, de la que también hacían parte el viceministro del Interior de la época, Juan Carlos Vives Menotti, y el ex presidente del Consejo Superior de la Judicatura, José Alfredo Escobar Araújo, en la que se desarrollaba una labor de pedagogía del referendo constitucional que se convocó durante la época en Colombia, indicó el testigo.

Incluso, añadió, en septiembre de 2003 su hermano habría visitado en su despacho al Viceministro Vives Menotti, para informarle alrededor de la zozobra que habían sembrado los paramilitares en El Banco, pero éste le había respondido que era mejor que él no se metiera de frente en ese asunto, al parecer, teniendo en cuenta la peligrosidad de ese grupo armado ilegal.

El dirigente político y su hermano se vieron obligados a trasladarse a la sede del DAS, en Bogotá, en la que pretendían reunirse con Noguera, pero fue su secretaria privada la que los atendió para conocer ampliación de sus denuncias, ante las múltiples ocupaciones que, en ese momento, atendía Jorge Noguera.

Así mismo, recordó que el dirigente había dado cuenta del complot del que habían sido víctimas dos de sus más allegados colaboradores para ser incriminados en un caso de fraude electoral, teniendo en cuenta la cercanía de las elecciones.

Al parecer, el DAS había tenido que ver en la captura de su asistente, Nora Ospino, y otro de sus colaboradores, luego de que hubieran encontrado en su casa un número de cédulas, al parecer, tendientes a incriminar a Fernando Piscioti en un caso de fraude electoral, señaló su hermano.

El testigo aclaró que las dos personas detenidas habían sido puestas en libertad, luego de que la Fiscalía General de la Nación archivara la investigación que les adelantaba.