Por: Jorge Tovar

Ahora sí: 2020 el año “red”

Hace un año, más o menos, me preguntaba emocionado en estas páginas si el 2019 sería el año red. El Liverpool ganó la Champions y es el campeón del mundo. Pero para ellos, que nunca han ganado la Premier League (arrancó en 1992-93), que no son campeones de liga inglesa desde 1990, el año solo será completo si ganan la liga. El 2020 parece ser. Con un partido menos, aventaja por trece puntos al segundo clasificado.

Jurgen Klopp llegó al Liverpool en octubre de 2015. En Suramérica cuesta entender que un equipo de primer nivel haya mantenido al entrenador cuatro temporadas a pesar de no lograr el trofeo que más ambicionan. No ha sido fácil el camino. Cuando perdió ante el Real Madrid la final de la Champions de 2018, se le recordaron al alemán las seis finales consecutivas que había perdido, desde aquella de Champions que, dirigiendo al Borussia Dortmund, perdió en 2013. El Liverpool va camino de triunfar, pero además de su juego directo, llama la atención la estrategia para volver a la cima.

Por un lado, destaca el uso de datos. Klopp llegó al Liverpool sin especial interés en el uso del denominado Big Data. Apenas un mes después de la llegada del alemán, Ian Graham, Ph. D. en física teórica, y director de investigaciones del Liverpool, se sentó a analizarle a Klopp un partido del Dortmund ante el Mainz. Con números y matemáticas Graham le demostró que, a pesar de la derrota, el Dortmund mereció ganar. Klopp lo miró entusiasmado, muy sorprendido de que hubiese visto el partido. Graham nunca vio el partido. Pero había analizado toda la Bundesliga la temporada anterior y había concluido que por juego y fútbol el Borussia mereció terminar segundo, no séptimo. El problema había sido la mala suerte, no el entrenador. A Klopp la mala suerte lo acompañó también la temporada pasada. Perdió un único partido de 38. La liga se la llevó el City de Guardiola por un solo punto.

Por otro lado, el Liverpool ha cambiado su estructura operacional. Peter Moore es el CEO del Liverpool desde febrero de 2017. Debido a las cifras millonarias que mueve el fútbol, es tradicional que sea el CEO y no el equipo técnico quien dé la última palabra sobre el próximo fichaje millonario. Moore entiende su rol de una manera diferente siguiendo lo aprendido en el pasado en Microsoft o Electronic Arts: delegar. Su labor no es contratar. Su labor consiste en estructurar la organización para que el proceso de contratación sea óptimo, así él se entere de un fichaje apenas momentos antes de anunciarse. Al no dedicar tiempo al proceso de contratación, él está pendiente del Liverpool como negocio, aquello en lo que es experto. Innovación técnica y organizativa son las herramientas para superar la mala suerte de Klopp en la liga. El 2020, ahora sí, pinta red.

897797

2019-12-29T20:00:00-05:00

column

2019-12-29T20:00:01-05:00

[email protected]

none

Ahora sí: 2020 el año “red”

33

2892

2925

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

Xavi y el regreso del fútbol lírico

Intermediarios: concentración e inequidad

El deporte como soporte de la ciencia económica

VAR en Colombia: ¡así no!

De huelga y salarios