La antorcha olímpica llegó al Ojo de Londres