Las reinas del ultimate

La bogotana Laura Bueno, una de las 26 campeonas júnior en Alemania, cuenta la experiencia.

Esta semana, procedente de Heilbronn, Alemania, llegó la noticia de que la selección de Colombia femenina se coronó campeona del mundial júnior de ultimate, un logro nunca antes alcanzado por el país en un naciente deporte, cuyo objetivo es anotar puntos haciendo pases con un disco (frisbee) hasta llegar a la zona de anotación del otro equipo, similar al fútbol americano o al rugby.

Tras una final de infarto, el equipo nacional venció 16-14 a Canadá y se inscribió en la historia de una disciplina que desde 1980 se organizó en el mundo y que cada día toma más fuerza en nuestro país.

Y dentro del grupo de 26 niñas universitarias, que no pasan de los 19 años, se destaca la bogotana Laura Bueno, quien estudia diseño industrial en la Javeriana. Ella relató así para El Espectador esta hazaña del ultimate colombiano.

¿Cuál es el significado de este título mundial?

Es una alegría grande e indescriptible. Es el premio a todo el esfuerzo que hicimos todas. Esto es para demostrarle al mundo que este deporte también es importante en Colombia y que tenemos mucho talento.

¿Por qué Colombia participa poco en esta clase de torneos?

No hay apoyo del Gobierno. Por eso es que nos toca buscar patrocinio. Hace falta la figura de una entidad encargada de este deporte y que nos apoyen, porque así es muy difícil. Muy pocas veces nos abren las puertas.

¿Iban por el título o fue una sorpresa?

Sí, claro, íbamos por la corona. En Vancouver hace dos años habíamos hecho un buen papel al finalizar cuartas. Por eso nos preparamos muy bien para Alemania y gracias a Dios se nos dieron los resultados. Nos había quedado la espinita en Canadá y por eso nos propusimos entrenar más fuerte.

Mauricio Moore, el técnico del equipo, fue una pieza clave...

Sí. Mauricio es el mejor entrenador que hay en Colombia. Es todo un estratega. Asimismo, el apoyo de todos los entrenadores como Alejandra Torres, quien es como una mamá para nosotras,

¿Qué sigue para este equipo?

Cada una vuelve a su equipo. Y en lo grupal hay que defender el título dentro de dos años en la Sub-20, y para las que subimos a la Sub-23 está el reto de ganarlo por primera vez. Un 70% de las que salimos campeonas en Alemania, junto a mí, subimos a la Sub-23 y por eso yo diría que seguimos siendo favoritas y tenemos muchas opciones en Japón, donde por ahora se cree que va a ser el mundial de naciones.

¿Colombia se ha ido consolidando como una potencia en esta disciplina en el mundo?

Sí. Hay talento tanto en lo individual como en lo grupal, hay mucha gente que lo practica y que lo hace bien.

¿A qué le atribuye ese nuevo rótulo?

Los estadounidenses, por ejemplo, son altos, pero nosotros los colombianos, por lo general, somos muy rápidos y en este deporte, al igual que la inteligencia, es primordial a la hora de jugar bien. Por eso es que hay tanto talento acá, pero por falta de oportunidad no sobresalen.

Temas relacionados

 

últimas noticias