‘Chemo’, entre la espada y la pared

<p>El técnico de Perú, rival de Colombia, no pasa un buen momento con su selección.</p>

La historia de los entrenadores de la selección en el Perú es siempre la misma. Cuando los resultados no acompañan al equipo del pueblo comienzan los problemas. Lo vivió Julio César Uribe, antes de la llegada de Chemo, que hizo una irregular campaña en la Copa América, pero la ‘genialidad’ de nuestros dirigentes que se dejan llevar por el populismo cortaron una vez más un proceso.

Salió Uribe y en la búsqueda del técnico que ayudará a salir a la selección del hoyo donde se encuentra, apareció el nombre de José del Solar, un entrenador peruano, avalado por el título conseguido con Sporting Cristal en 2005 y su paso con relativo éxito por la U Católica de Chile.

Chemo aparecía como el salvador. El propio Del Solar, en su presentación, comentó que Perú tenía todas las posibilidades que clasificar al Mundial porque contaba con el mejor plantel de los últimos 50 años, pero la realidad comenzó a golpearlo una vez más. No olvidemos que como jugador no logró ir a un Mundial.

El único mérito hasta el momento que tiene el actual técnico al frente de la selección, es el empate ante Brasil en las eliminatorias, pero nadie olvida que no pudo vencer a Paraguay en Lima. Y eso que falta mencionar las derrotas en Chile y Ecuador. A lo anterior hay que sumarle el escándalo que protagonizaron algunos jugadores en el Hotel Golf los Inkas, donde hubo una noche de juerga con mujeres y tragos, lo cual obligó a prescindir de Claudio Pizarro, Jefferson Farfán, Santiago Acasiete y Andrés Mendoza. La no presencia de éstos, que han sido sancionados por 18 meses, ha debilitado el equipo. Una muestra es la humillante derrota ante México 4 a 0 de una semana atrás en Chicago.

“Juego en la selección desde 1987 y sé cómo es esto. Las críticas me tocan a mí como le llegaron al técnico que estuvo antes y como le cayeron al técnico que estuvo hace cinco años”, dijo Del Solar.

Este sábado se juega todo ante Colombia y no hay mucha esperanza. “Tengo claro que hay que ganarle. Cualquier otro resultado nos dejaría con menos posibilidades, pero los jugadores se la tienen que jugar por ellos. Yo no los voy a criticar si cometen un error, pero sí les voy a exigir que se jueguen la vida”, resaltó.

Dios quiera que a Chemo lo acompañe la suerte en esta fecha doble, porque con una sola derrota, su cabeza podría rodar y se repetirá la historia de los técnicos, que cuando los resultados no acompañan, se van porque es la política de los dirigentes que nunca apuestan por un proceso. Bueno, en el resto de Suramérica tampoco es que se dé mucho.

 “Tengo contrato hasta noviembre de 2009, pero si llega mi final, me lo tendrán que comunicar y la vida continúa. El cargo siempre está abierto a la directiva”, finalizó Del Solar.

últimas noticias