De Boyacá en sus manos...

Chicó espera ser por primera vez finalista del torneo. Deberá superar al Cali, rival que nunca ha vencido en casa y el cual, como los otros dos equipos del cuadrangular B, también llega con opciones. La jornada se disputa este sabado a las 6:30 p.m..

Tan histórica como la quinta estrofa de nuestro himno nacional, resultará esta tarde la confrontación entre  Boyacá Chicó y Deportivo Cali en el cierre del cuadrangular semifinal B, porque el equipo ajedrezado está a un triunfo de convertirse por primera vez en finalista del rentado colombiano.

En el estadio La Independencia de Tunja (6:30 p.m., Canal RCN), Alberto Gamero y sus dirigidos llegan con el liderato de su llave y por consiguiente, la primera opción para avanzar a la última instancia del torneo, donde lo espera el América que aseguró el cupo desde el miércoles, gracias a su triunfo a domicilio sobre Envigado (0-3).

La victoria local entrega el tiquete directo, aunque el empate resultaría suficiente, siempre y cuando Medellín y Quindío, también con opciones de clasificación, igualen en el Atanasio Girardot. Ese mismo resultado es el que les conviene a los verdiblancos, que pese a ser coleros con cinco unidades, de vencer en la capital boyacense y registrarse igualdad en el otro juego, convertirían en caleña la final del Apertura.

Y si bien el momento futbolístico de ajedrezados y verdiblancos es distinto, porque mientras Chicó ha sido regular a lo largo del torneo y el Cali llega con técnico interino ante la destitución del uruguayo Daniel Carreño a comienzo de semana, un factor parece jugar a favor del visitante: el estadístico.

Si hay un equipo que ha sido la bestia negra de los boyacenses, desde su ascenso en 2004, ese es el elenco azucarero, que jamás ha perdido con ellos en condición de visitante, luego de siete enfrentamientos. Los dos primeros fueron en El Campín, cuando Bogotá era la sede, y los cinco restantes en la capital boyacense. En dichos encuentros, el visitante anotó siete goles, recibió cuatro, se impuso en un par de ocasiones y en cinco se registró empate.

Este año ya se enfrentaron en el estadio La Independencia, el pasado 30 de marzo, en juego que terminó igualado sin goles y sólo existe un antecedente en las semifinales del Apertura 2007, cuando el Cali superó 2-1 al Boyacá en Tunja. Pero si de números se trata, el verdiblanco no gana fuera de su patio desde el 24 de febrero pasado, cuando derrotó a Júnior 1-2 en el Metropolitano.

Igual para Miguel Caneo, figura del Chicó en el torneo, los números no juegan y el argentino prefiere centrarse en “la actitud y las ganas que el equipo debe poner contra el Cali, así lo hemos hecho durante todo el torneo y ahora no tenemos por qué cambiar”.


El 10 ajedrezado está convencido de que “la unión del grupo será determinante para lograr el objetivo, porque este partido no es uno más, es la primera final de las tres que queremos disputar y al tener la primera opción, es nuestra obligación hacerla valer”.

Sergio Herrera, por su parte, espera que al reconciliarse con la red el miércoles, los goles de nuevo aparezcan en Tunja para hacer lo que el Cali tenga a su alcance y esperar el empate en Medellín. No le parece utópico pensarlo, porque “ese es el fútbol, ahora quedamos con opción y ahora vamos a Tunja a jugarnos todo y esperar a ver qué pasa”.

Igual de optimista está Bélmer Aguilar, defensor del Medellín, el cual confía en la victoria sobre Quindío en el Atanasio Girardot (6:30 p.m., Telmex) y de paso, un revés boyacense en Tunja… “Siempre será difícil depender de los demás, pero primero debemos hacer lo nuestro y buscar los tres puntos contra Quindío que no puede venir a esperarnos porque también necesita el triunfo”.

Otro que reza por el tropiezo de Chicó en casa es el Quindío, ya que con ese resultado y los tres puntos en la capital antioqueña, será finalista. Por incapacidad médica, está en duda la presencia del goleador del torneo, Iván Velásquez, pero Champeta tiene claro que “juegue o no, el equipo es capaz de ganar”.

América, a diferencia de los cuatro equipos del cuadrangular B, sólo espera saber cuál avanzará para enfrentarlo en la final y hoy cierra frente a La Equidad en el Pascual, mientras Santa Fe recibe a Envigado en El Campín, en juego válido para la reclasificación.

En Cifras

12

fechas de invicto como local, completa Chicó, el cual cayó por última vez el 5 de diciembre del año pasado a manos del Tolima (0-2).

39%

es el rendimiento a domicilio del Cali en el torneo tras disputar 11 partidos, de los cuales ganó tres, empató cuatro y perdió cuatro, para sumar un total de 13 puntos.