“Voy a hacer el gol del título”

John Valencia se reencontró con la red y de paso le dio la clasificación a la final al América.

Con la misma firmeza que ubica la pelota y la decisión con que la impacta, John Valencia está convencido de que al escudo de América se le bordará en apenas unos días otra estrella, aunque no será una más porque se convertiría en la primera de su carrera y con el suficiente brillo histórico.

Sin completar siquiera un año vistiendo la camiseta escarlata, está sólo a 180 minutos de cumplirle la cita a la consagración, pero ahora que el camino se aproxima al destino deseado, es cuando el mediocampista echa su mirada atrás para recordar que nada fue fácil, “porque en este grupo no hay figuras como en otras épocas, tampoco dinero de sobra, sino un grupo humilde, trabajador y, sobre todo, comprometido con una sola causa, devolver al equipo a los primeros lugares”.

Umaña y sus dirigidos ya lo consiguieron, pero ahora van por más, sobre todo para pasarle factura al destino, el mismo que el semestre pasado los dejó ad portas de la última instancia cuando estuvieron a “un gol en Cúcuta para pelear el título, era posible alcanzarla en ese momento, estábamos jugando mejor que los demás, pero no nos alcanzó, entonces después de recuperarnos anímicamente, arrancamos este semestre con esa ilusión y sacamos lo mejor de cada uno para estar donde ya estamos, en la final”.

Será la primera para muchos, entre esos Valencia, quien coincide en que el plantel escarlata es joven, pero al mismo tiempo “muy capaz, unido, compenetrado y que lo dará todo por lograr ese título que nuestra afición tanto ha esperado y que nosotros queremos brindarle en especial a esa hinchada que ha estado con nosotros en las buenas y en las malas”.

Pero así como la emoción lo invade, al mismo tiempo tiene bastante claro que el miércoles en el Polideportivo Sur “dimos un paso importante, pero falta el definitivo, porque una final no se juega todos los días y si llegamos hasta allá, es para ganarla”. Por eso hoy se reanuda el trabajo en Cascajal para seguir “trabajando duro para poder darnos esa alegría, aunque primero está La Equidad y debemos pensar en esos tres puntos”.

Y es que el triunfo del domingo serviría mucho y Valencia da sus razones: “Primero, porque sirve para la reclasificación, también para compartir con nuestra hinchada la clasificación y porque entre más motivados y en mejor nivel lleguemos a la final, podremos estar más cerca del título”.

Él también espera estarlo del gol, como ya había estado en los últimos juegos, hasta que en Envigado el arco volvió a abrírsele. De ahí su grito que fue todo un desahogo, porque “desde hacía tiempo lo venía buscando, pero cuando más desesperado estaba, apareció la voz de la experiencia del ‘profe’ (Umaña) para invitarme a seguir trabajando y no desistir en buscarlo. Menos mal apareció en el momento indicado y cuando el equipo más lo necesitaba”.

Cumplió y de qué manera, pero como la cuota de equilibrio en la cancha que es, siente que darán la vuelta olímpica “por las ganas y la unión que traemos, esta es una verdadera familia y por sentido de pertenencia que tenemos todos, estoy seguro de que vamos a ser campeones”.

No se sabe cuál será el rival a vencer, pero sí tiene uno preferido y su final ideal sería contra Quindío, porque “es una institución que quiero mucho, me dio a conocer en el fútbol profesional y me permitió llegar al América, así que me gustaría mucho enfrentarlo y ojalá el domingo logre el resultado que le permita disputar el título con nosotros”.

Y del deseo pasó a la promesa que no fue ni la primera ni la última de vestuario que hizo... “A mis compañeros les dije que iba a hacer el gol de la clasificación y gracias a Dios les pude cumplir, por eso desde ya les prometí que voy a hacer el del título”.