Valery Borchin, campeón mundial de marcha en Berlín

El colombiano Luis López terminó en la quinta posición.

México logró volver el podio mundial de marcha -tras ocho años de ausencia- con el bronce logrado por Eder Sánchez en los 20 kilómetros, en una competición en la que el mexicano logró mantener un ritmo constante a lo largo de toda la distancia que le reportó una marca de 1:19:22.

Tras un primer intento de escapada, encabezado por el italiano Giorgio Rubino, Sánchez se mantuvo en el grupo de perseguidores en posición reservada y pasó por los 5 kilómetros en el sexto lugar, a 14 segundos del grupo de punta.

En el kilómetro 10 Sánchez era séptimo, pero la desventaja se había recortado a 12 segundos y ya había empezado la cacería del grupo de Rubino en el que, por pocos kilómetros, alcanzó a colarse en brasileño Moacir Zimmermann, que a la postre fue desclasificado.

En el kilómetro 13 el grupo en el que estaban Eder Sánchez y Luis López había cazado a Rubino. Los protagonistas principales del grupo de punta eran el chino Hua Wang y, sobre todo, el ruso Valery Borchin -a la postre campeón del mundo- que iban imponiendo un duro ritmo, con continuas aceleraciones.

López lo arriesgó todo para seguir el ritmo del chino y el ruso y, después de un aumento claro de velocidad entre el kilómetro 14 y 15, se mantuvo con ellos aunque mostrando algunos problemas. Eder Sánchez, en cambio, se descolgó y, desde atrás, siguió trabajando por el bronce que el final conseguiría.

Probablemente, Sánchez sospechaba que López iba a quedarse y que iba a perder fuerzas en su intento por mantenerse en el grupo de punta lo que podía darle ventaja en la lucha por el bronce. De hecho, entre el kilómetro 15 y el 16 López se quedó. Borchin siguió adelante, junto con Wang. Y llegando al kilómetro 16 fue cazado por Sánchez.