Sudáfrica sale en defensa de su 'chica dorada'

El país africano dijo que Caster Semenya es un modelo para los jóvenes atletas.

El partido gobernante de Sudáfrica salió el jueves en defensa de la corredora campeona Caster Semenya, a quien se le realiza una prueba de verificación de género, diciendo que era la "chica dorada" del país y un modelo para los jóvenes atletas.

Semenya, de 18 años, ganó el miércoles la medalla de oro en los 800 metros planos en el Mundial de Berlín, pero la rápida mejora en su rendimiento en un año llevó a las autoridades a dudar sobre su género.

"Condenamos los motivos de los que han causado esta duda sobre su género debido a su físico y estilo de correr. Esos comentarios sólo pueden servir para retratar a la mujer como un ser débil", dijo en un comunicado el Congreso Nacional Africano.

"Caster no es la única mujer con una complexión atlética masculina y la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo debería saberlo mejor", agregó.

Un equipo de médicos, que incluye un endocrinólogo, un ginecólogo, un experto de medicina interna, uno de género y un sicólogo, comenzó a realizar la prueba pero los resultados no se conocerán por días, o incluso semanas.

Las estaciones de radio sudafricanas también han abordado este debate y el examen de género ha eclipsado su velocidad en la pista. "Este es un caso muy triste, porque si incluso se encuentra en el límite genético, no es culpa suya. Sólo es una persona que corre rápido y naturalmente quiere que su talento sea reconocido", dijo Elma Smit, una presentadora de un programa musical de televisión.

La controversia causó una airada reacción de la Liga de la Juventud del CNA, que sostuvo que todos los sudafricanos respaldaban a Semenya. En tanto, el Sindicato de Futbolistas sudafricanos dijo que su rendimiento no era el problema. "Por qué la IAAF eligió sólo a Semenya de todas las mujeres en el Campeonato? Esto demuestra que estos países imperialistas no pueden permitirse el lujo de aceptar el talento que tiene el continente africano", dijo.

La joven, proveniente de una localidad rural, parecía no dar importancia a la atención internacional sobre su género. Semenya tenía prevista una entrevista telefónica con Talk Radio 702 de Sudáfrica, pero en lugar de ello prefirió entrenar.

"Quién puede culparla? Está en la cima del mundo ahora mismo", dijo un conductor de 702. Un reportero de la radio dijo que había hablado con Semenya, describiéndola como muy optimista y comentó que la corredora había expresado que sus críticos podían "irse al infierno".

"La gente debe dejar de llamarla hombre, porque estamos orgullosos de ella", dijo su hermana Nkele, de 16 años, citada por el diario The Times.

Temas relacionados