Mosley seguirá al frente de la FIA pese a escándalo sexual

<p>El británico Max Mosley continuará como presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) tras recibir el apoyo de la Asamblea General Extraordinaria del organismo.</p>

Mosley, de 68 años, recibió el respaldo mayoritario en votación secreta efectuada tras verse envuelto en un escándalo sexual y continuará al menos hasta octubre de 2009, cuando concluye su cuarto mandato.

En total hubo 103 votos en apoyo al dirigente británico y 55 en contra, mientras que se abstuvieron siete asambleístas y hubo cuatro nulos.

Moxley se vio involucrado en una orgía de temática sado-nazi en la que supuestamente participó y que fue destapada por el dominical británico "News of the World".

Hijo del prominente fascista británico de los años treinta Oswald Mosley, negó las connotaciones nazis del episodio sexual y adelantó que iba a demandar al periódico.

El británico, presidente de la FIA desde 1994, aseguró que no iba a dimitir del cargo, como solicitaron presidentes de clubes, federaciones e incluso el máximo responsable de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, "a menos que lo pida una mayoría de miembros", según expresó en una carta dirigida a todos los presidente de clubes de la organización.

"Si la Asamblea General está de acuerdo, continuaré hasta octubre de 2009 dejando casi toda la representación pública de la FIA a los dos vicepresidentes. Esto me dará el tiempo que necesito para avanzar en las negociaciones actuales y para proseguir con los procedimientos legales que he iniciado contra aquellos que han causado tantos inconveniente y desconcierto innecesario", detalló en su misiva.

Además, Mosley sugería que, de este modo, se llevará a cabo "una transición gradual y ordenada para una nueva presidencia" ya que si debiera renunciar antes del fin de su mandato, en 2009, sería "una irresponsabilidad" debido a las numerosas negociaciones que actualmente están en marcha, "todas ellas de fundamental importancia para la FIA".

Acusó "a los que deliberadamente se han propuesto desestabilizar a la FIA en un momento tan crucial de sus historia" y recuerda que "la presidencia es un puesto muy delicado que requiere dedicación y a tiempo completo".

EFE

Temas relacionados