"Gracias Nascar por estropear mi día": Juan Pablo Montoya

El piloto colombiano cuestionó la sanción que le evitó el triunfo en Indianápolis.

El piloto colombiano Juan Pablo Montoya juró por su esposa y sus hijos que no excedió la velocidad al ingresar en pits, situación que llevó a la organización de la Serie Nascar a sancionarlo y que a la postre le privó de su primer triunfo en la mítica pista ovalada de Indianápolis.

"Ya he sido robado anteriormente, me lo han echado a perder (el triunfo), pero esta semana se sobrepasaron", sostuvo Montoya a la página oficial de la Nascar al criticar al decisión de los oficiales.

"Gracias Nascar por estropear mi día", añadió al comentar la circunstancia que le hizo perder el primer puesto que mantuvo durante 116 de las 160 vueltas de la 'Allstate 400 at the Brickyard', carrera de la Sprint Cup, la máxima categoría de la Serie estadounidense.

El ex piloto de Fórmula Uno terminó undécimo al tener que regresar por unos segundos a los pits en cumplimiento de la penalización.

El colombiano comenzó la prueba desde la segunda posición pero muy temprano, antes de cumplirse los diez primeros giros, tomó el liderato que no soltó hasta la vuelta 125, logrando así por primera vez también ser el piloto con más vueltas lideradas en una prueba de Nascar.

Sin embargo, el colombiano fue penalizado por entrar a los pits más rápido de lo permitido (55 millas por hora).

"Juro por mi esposa y por mis hijos, no entré más rápido de lo debido. Yo estaba muy pendiente de que esto pudiera pasar, me entiendes", dijo Montoya a su jefe de equipo, Brian Pattie, después de la penalización.

La emblemática prueba se la adjudicó el estadounidense Jimmie Johnson.

Montoya, que se convirtió en el primer piloto en la historia en liderar tres pruebas de distintas categorías en Indianápolis, pues el colombiano estuvo al frente la prueba durante 116 de las 160 giros pactados, sumó este hecho al triunfo que consiguió en las 500 Millas en el año 2000, en la Indy, y su victoria en el Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula Uno en 2006.

El bogotano, del equipo Earnhardt Ganassi Racing, demostró a lo largo de la semana tener el auto más consistente, lo cual aprovechó un hombre que ya sabe cómo manejar este tipo de situaciones, en la que hasta el momento la mejor de su tres temporadas en la Serie Nascar, donde, de momento, está clasificado entre los 12 primeros pilotos (décimo) que competirán por el título este año.

"Una vez que pasan cosas como estas no las puede cambiar. Estoy muy frustrado con lo que pasó, pero de alguna forma también sirve para demostrar que el equipo va en la dirección correcta", dijo Montoya tras la carrera.

El bogotano, que el próximo 20 de septiembre cumplirá 35 años, ganó el título de la Serie Cart en 1999, luego de vencer en siete competencias, y un año después comenzó su romance con la pista de Indianápolis al ganar las 500 Millas, el cual acrecentó seis años después con su victoria en la Fórmula Uno en el mismo escenario.

Montoya, el Mejor Novato de la Sprint Cup en el 2007, tuvo un debut más que aceptable en su primera temporada en la Nascar, pues obtuvo dos triunfos.

El primero, el 4 de marzo de 2007 en el circuito de Ciudad de México, en el Autódromo de los Hermanos Rodríguez, prueba del Nationwide, la segunda categoría de la Nascar.

Después, el bogotano se convirtió en el primer piloto latinoamericano en obtener una victoria en la Sprint Cup, en el circuito mixto de Infineon Raceway en la Toyota/Save Mart 350, aunque su gran deuda y, seguramente, uno de sus principales objetivos seguirá siendo el de vencer en los óvalos, algo que casi logra el domingo.

El colombiano lo intentará de nuevo en la prueba Sunoco Red Cross Pennsylvania 500, que se disputará en el autódromo de Pocono el próximo domingo.

Temas relacionados

 

últimas noticias