Jefe de la FIA insiste que su orgía no era nazi

Max Mosley llegó a un acuerdo con el diario que publicó las imágenes.

El jefe de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley, insiste que en su orgía con presuntos uniformes de campos de concentración y símbolos hitlerianos no era de contenido nazi, en una entrevista pactada con el diario "Bild" para zanjar al litigio por la difusión de esas imágenes.

"No tenía absolutamente nada que ver", afirma a ese medio, a la pregunta acerca de esas escenas, en que recalca que no se usaron uniformes reales, sino chaquetas y otras prendas compradas en un almacén y en que sólo esporádicamente se habla en alemán.

"De no llamarme Mosley, nadie habría caído en que tenía algo que ver con los nazis", recalca, en relación a esas imágenes, publicadas por diversos tabloides británicos y también por "Bild".

Mosley se refiere en la entrevista a su padre, el destacado líder fascista británico Oswald Mosley, de quien dice que efectivamente antes de la Segunda Guerra Mundial sostuvo esas ideas, pero que tras la contienda el fascismo dejó de ser tema para él.

Aclara que en su juventud participara en manifestaciones racistas, porque "entonces se pensaba que las razas debían separarse" y dice que de eso hace muchos años y que entretanto la experiencia ha revelado que no es así.

"Por ejemplo, con (Barack) Obama. Tiene una madre europea y un padre africano. Y está perfectamente claro que es un hombre capaz", afirma, en la entrevista a página entera que le dedica "Bild".

Mosley se querelló con ese y otros medios por las imágenes de la orgía y negó que se tratara de una escenificación nazi.

El jefe de la FIA reclamó a "Bild" 1,5 millones de euros de indemnización, demanda que ahora ha quedado zanjada, informaba el diario "Süddeutsche Zeitung", con un donativo a una organización benéfica de 200.000 euros, más la publicación de la entrevista.

Al margen del asunto, Mosley elogia el retorno de Michael Schumacher a la competición, para sustituir al accidentado Felipe Massa, y explica que se enteró por la televisión y mientras hablaba por teléfono con Bernie Ecclestone, que según él se quedó de piedra.

"Va a mostrar un excelente rendimiento. Un Michael Schumacher no puede conducir despacio", dice, y recuerda que Juan Manuel Fangio fue campeón del mundo con 46 años.

A pesar de que su Ferrari no es un bólido de campeón, apunta, Schumacher es un "tipo vencedor" y por tanto puede ganar.

Mosley ratifica que el próximo octubre no se presentará a su reelección para el cargo, que detenta desde 1993, e insiste que el mejor candidato para ello es Jean Todt, ex jefe de Ferrari.

Tras el escándalo de las orgías, Mosley ganó una demanda por invasión de la privacidad contra el "News of the world" y luego extendió sus medidas legales a medios de Alemania, Italia y Francia.

El presidente de la FIA, casado y con dos hijos, admitió que durante años había mantenido relaciones sadomasoquistas con prostitutas, pero negó que tuvieran connotaciones nazis.

Temas relacionados

 

últimas noticias