Juan Pablo Montoya, 19 en Michigan

El piloto colombiano conservó el séptimo lugar en la clasificación de la ‘Chase'.

El estadounidense Brian Vickers se proclamó como ganador de la prueba Carfax 400 Michigan, válida de la Sprint Cup, la máxima categoría de la Nascar, en la que también había conseguido la 'pole' para lograr así su primer triunfo de la temporada.

El experimentado Jeff Gordon, a pesar de las molestias que arrastra en la parte baja de la espalda tras el accidente de la pasada semana en el circuito de Watkins Glen, quedó segundo para ponerse también en la misma posición en la 'Chase', tabla que permite pelear por el título del año a los 12 primeros pilotos.

El colombiano Juan Pablo Montoya, que había salido en la tercera posición, al final sólo pudo quedar en el decimonoveno puesto para conseguir 106 puntos y mantenerse séptimo en la clasificación de la 'Chase' (2.887), siete más que Kasey Kahne (2.880), que quedó decimocuarto.

La carrera fue una de las más accidentas esta temporada y tuvo que ser detenida seis veces debido a los accidentes y residuos de piezas de los autos que aparecieron en la pista, por lo que al final careció de emoción.

El gran derrotado fue el también estadounidense Jimmie Johnson, que después de ser líder durante 133 vueltas, se quedó sobre el final de la competencia sin combustible, para bajar hasta el puesto 33 que le permitió conseguir 74 puntos, más 10 de bonificación por ser el que más giros estuvo de líder.

Los 84 puntos no le sirvieron para mantenerse en el segundo lugar de la 'Chase', puesto que ahora ocupa Gordon al recibir 175 unidades.

Tony Stewart, que quedó el decimoséptimo en la carrera, sigue de líder en la clasificación para el campeonato Nascar, con 3.505 puntos, mientras que Gordon es segundo (3.216) y Johnson tercero (3.207).

Vickers demostró durante todo el fin de semana ser el corredor más inspirado y que mejor supo suministrar el combustible para al final conseguir el segundo triunfo de su carrera en la Nascar.

La victoria tuvo que esperar 87 competencias porque Vickers no había ganado una prueba de la Sprint Cup Series desde logró el triunfo en Talladega, en octubre del 2006.

"Ha sido algo especial el haber visto como el gran trabajo que hizo todo el equipo y lo bien que respondió el auto con el motor Toyota. Al final pudimos lograr la victoria", comentó Vickers, que corre con el equipo Red Bull Racing.

La próxima carrera de la Sprint Cup se disputará el 22 de agosto, en el Bristol Motor Speedway, de Tennessee, Estados Unidos.

Temas relacionados