Juan Pablo Montoya se reunió con Barack Obama

El colombiano es el primer deportista patrio en reunirse con un mandatario estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió tributo este miércoles en la Casa Blanca a Jimmie Johnson, tricampeón de la Serie Nascar y ganador en 2008, el colombiano Juan Pablo Montoya y otros pilotos que han brillado en un deporte que el mandatario calificó como “típicamente estadounidense”.

Entre los invitados al acto y en primera fila estaba el bogotano Juan Pablo Montoya, quien declinó dar declaraciones a la prensa. Sin embargo, una fuente de la Administración confirmó que Montoya grabó hoy, junto con otros pilotos, un anuncio publicitario en inglés y español en el que alienta a los jóvenes a que no abandonen los estudios.

Durante una ceremonia en el jardín sur de la Casa Blanca, Obama rindió tributo al deporte de Nascar, acompañado por la mayoría de los pilotos que participaron por el premio mayor el año pasado. “Es apropiado que ustedes hayan venido a la Casa Blanca -la casa del pueblo estadounidense- porque Nascar es un deporte típicamente estadounidense”, dijo el mandatario.

Añadió que desde sus humildes orígenes, cuando los fabricantes ilegales de alcohol se daban cita para realizar carreras en las playas de Daytona Beach (Florida) durante la Gran Depresión, “se ha convertido en un deporte que atrae a decenas de millones de fanáticos en Estados Unidos y el resto del mundo”.

Obama, que desde la campaña presidencial ha hecho énfasis en el trabajo comunitario, destacó que la Serie Nascar es algo más que carreras de automovilismo “porque también es lo que haces fuera de las pistas”. En ese sentido, el mandatario señaló que Nascar es una entidad reconocida en el mundo entero por sus servicios, ya que sus pilotos apoyan a las tropas y veteranos de guerra, y la organización ha creado fundaciones en pro de las escuelas, hospitales, los jóvenes y el combate a la hambruna y la indigencia.

“Uno de los valores fundamentales de la comunidad Nascar es la creencia de que el servicio no es algo que se hace cuando conviene. Es un estilo de vida (...) es el rostro de Estados Unidos que muestran al mundo” , subrayó el presidente. Obama bromeó que a cambio de ofrecerle estacionamiento gratis en la Casa Blanca le pidió a Johnson dar una vuelta en el Chevy número 48 del piloto, pero que el Servicio Secreto vetó la idea.

Acto seguido, Obama se fotografió con Johnson junto a su vehículo, a la par de una mesa donde lucía la brillante Copa Sprint de 2008.

 

últimas noticias