"Tengo de nuevo la energía": Michael Schumacher

El alemán confiesa que está ansioso y que se siente como un niño esperando la Navidad.

Este domingo, el siete veces campeón del mundo de Fórmula Uno, Michael Schumacher, regresa a lo suyo, 1.239 días después de haber corrido por última vez un Gran Premio. A los 41 años, aunque es el más veterano de la parrilla, se ve el mismo de antes, tanto dentro como fuera de la pista, si bien parece más contento, más motivado que antes de su retiro.

Como debería ser, vuelve por arriba, con el equipo campeón del mundo y en principio, al menos por tres temporadas. Ross Brawn, quien lo ha acompañado en todos sus títulos, primero con Benetton y luego con Ferrari, fue quien lo convenció de regresar con su escuadra, el Brawn GP, ahora propiedad mayoritaria de Mercedes Benz, que pagó un cuarto de millón de dólares hace 19 años para que Schumacher debutara en la máxima categoría con el equipo Jordan en el G.P. de Bélgica de 1991.

Por lo general, las segundas partes nunca son tan buenas como las primeras, más en el deporte de alto nivel, pero el alemán se cree capaz de hacer valer toda su experiencia frente a la nueva generación de la Fórmula Uno. Schumacher se siente recargado.

Todos sus rivales en la pista quieren decir que le ganaron a Michael Schumacher. ¿Está listo para dar la lucha por el título frente a la nueva generación?

Absolutamente. Para eso estoy acá y confío en que tendremos un rol en esa lucha. Si ganamos o no al final es otra cosa, como en cualquier deporte. Pero todo nuestro equipo está motivado, igual que yo. Ellos ganaron ambos títulos el año pasado y ahora, con Mercedes a bordo, quieren repetir el éxito de 2009. Todos queremos ganar. La temporada es larga y dura, sin duda, pero yo amo estar en esta lucha y por eso decidí regresar.

¿Se siente como debutando de nuevo?

Me siento como un niño esperando la Navidad. Mi decisión de regresar a la Fórmula Uno parece muy atrás ya y estoy ansioso. Es gracioso pensar que estaré corriendo de nuevo, cuando hace unos meses habría rechazado categóricamente una propuesta en ese sentido. Sin embargo, algunas veces las cosas cambian y se dan las circunstancias adecuadas.

Usted siempre dijo que Ferrari sería su último equipo en la Fórmula Uno. ¿Qué lo tentó a regresar con otra escuadra?

Es gracioso, porque en la final del año pasado en Abu Dhabi, Ross Brawn me preguntó si yo consideraría correr de nuevo y no era el momento, no lo estaba considerando. Sin embargo, tres semanas después me volvió a llamar y me repitió la pregunta más seriamente. No sé qué pasó, pero la posibilidad de volver a trabajar con él y regresar con Mercedes Benz fueron factores que me inspiraron. Una chispa se me encendió adentro.

Con 41 años, ¿se siente aún joven para afrontar de nuevo todas las presiones de correr en la F1?

Estoy perfectamente preparado en lo físico, pero más importante que eso es que tengo de nuevo la energía. Cuando me retiré en 2006, simplemente tenía las baterías descargadas. Ahora están a tope y me siento listo. Competir al más alto nivel que sólo ofrece la Fórmula Uno me ha tentado.

Después de tres años de vivir más tiempo en familia en otros asuntos, ¿no siente la presión de arrancar de nuevo a viajar y estar lejos de los suyos?

Las 19 carreras de este año significarán muchos menos viajes y días fuera de casa que en el pasado. Yo antes de retirarme pasaba pocos días en casa, no sólo por las carreras sino también por los entrenamientos. Hoy en día no hay tantos ensayos y es más fácil organizarse. Puedo tener un mejor balance que antes y en parte por eso acepté volver.

¿Qué tanto influyó el que fuera Mercedes Benz, que apoyó su entrada a la F1 en 1991, el que le ofreciera regresar?

Tuvo que ver, por supuesto. El que Mercedes Benz haya pagado para que yo entrara a la Fórmula Uno y el poder volver a estar con ellos después de tanto tiempo, me dará ojalá la posibilidad de darles algo de vuelta ganando carreras y peleando el título. Espero que sean los tiempos de oro para las flechas de plata.

¿La lesión del cuello que impidió su regreso en el verano pasado con Ferrari sigue siendo una preocupación?

Para nada. En el verano pasado tengo que aceptar que era muy temprano para volver a conducir un F1. Ya ha pasado más de un año desde mi accidente en moto y la preparación que he realizado me permite estar ahora a niveles de desempeño físico inclusive superiores a los que tenía antes de retirarme. No tengo ninguna duda ni preocupación sobre mi cuello.

La escudería Ferrari, su antiguo equipo, se ha visto muy rápida desde el inicio de los entrenamientos pretemporada. ¿Es el bicampeón Fernando Alonso el objetivo?

En principio pensaría que Fernando y Felipe Massa son el objetivo. Ellos han ido muy bien en los entrenamientos y conozco Ferrari y sé que tienen razones para estar optimistas. Son un grupo muy agradable y profesional. No me sorprende verlos tan fuertes.

¿Dónde cree que estarán usted y Mercedes GP competitivamente?

Nuestro auto no ha estado completamente al mismo nivel del de otros equipos en las pruebas de pretemporada, pero el nivel de combustible usado por cada uno pudo haber afectado esa impresión. Parece que nosotros estuvimos rodando con más combustible que otros casi todo el tiempo y por eso creo que no estamos nada mal. Pero igual es difícil saber quién ha mostrado realmente todas sus cartas. Nosotros al menos, no lo hicimos.

Uno de los cambios en las reglas este año es que no habrá retanqueo durante las carreras. ¿Cómo cambiará esto la conducción?

Cuidar las llantas será clave. Tendremos disponibles menos juegos de llantas que el año pasado y eso complica el proceso de poner a punto el auto. Pero de eso se trata el pilotaje, de adaptarse a nuevas circunstancias y creo que esa es una de mis fortalezas.

Todos esperan que usted sea campeón este año, nada menos. ¿Es una expectativa demasiado alta?

Primero que todo yo veo esto como un programa a tres años, y segundo, lo importante es dónde terminemos la temporada, no dónde la empecemos. Si no podemos ganar en las primeras carreras, no me preocupa. Si estamos a dos segundos de la punta tal vez si me preocuparía, pero como decía, no creo que ese sea el caso.