"Era hora de un cambio"

El colombiano cerró ayer un ciclo de siete años en la categoría Nascar, con Chip Ganassi.

Juan Pablo Montoya, ayer en su última carrera en Nascar. / AFP

Ayer en el óvalo de Homestead, cerca de Miami, casa por adopción de Juan Pablo Montoya, el colombiano tomó la partida de su carrera 276 en Nascar, la última para él junto a Chip Ganassi. El ciclo de siete años resultó el más duro de su carrera deportiva y su mayor triunfo fue haber logrado entrar al Chase en 2009, año en el que se convirtió en el primer piloto no americano en hacer parte del playoff.

Dos triunfos en Copa Sprint y uno en la segunda división, todos en circuito, fueron la cosecha de victorias en este lapso. Montoya se despidió de Ganassi, donde fue la constante en medio de un grupo cambiante que aparte de ese 2009 no acabó de tomar impulso. Con 38 años se va del equipo, pero el suyo es un hasta pronto en Nascar, pues con el Team Penske se espera regrese a la categoría en forma esporádica.

Cerró un capítulo de su carrera, el más largo de todos. ¿Con qué sensación se va?

La verdad, estoy contento. Pienso que ya era hora de un cambio después de tantos años en Ganassi, un cambio bueno y tuve mucha fortuna de conseguir algo increíble como correr para Roger Penske en Indy el próximo año.

¿Qué fue lo mejor de los siete años?

Fueron buenos años, ganamos algunas carreras, no tantas como queríamos, pero pienso que con lo que teníamos se hizo un buen trabajo. Obviamente uno siempre quiere más y eso fue el problema. Nos faltó como equipo y creo que cuando corríamos con Chip las 24 Horas de Daytona, donde teníamos más como equipo, era diferente.

Menciona el éxito de Ganassi en Grand Am, las 24 Horas de Daytona y son además campeones actuales de IndyCar. ¿Por qué ese éxito no ha logrado transferirse a Nascar?

No lo sé y no es algo de lo que quiera hablar. Para mí, esto es cerrar un capítulo. Todos los años se hizo lo mejor que se podía con lo que teníamos y punto. Se cometen errores, que si se hubiese hecho esto o lo otro, cosas así. Yo ahora prefiero mirar hacia adelante, no hacia atrás.

¿Por qué el Montoya exitoso de la Fórmula 3000, la Cart y la F1 no lo fue al mismo nivel en Nascar?

Yo le hago una pregunta: ¿Cuántos campeonatos ha ganado este equipo acá con todos los pilotos que ha tenido, cuántas carreras, cuántas cosas? Analizando, ¿cuántas veces estuvo en el Chase? Una sola vez hasta ahora, conmigo en 2009. Pienso que hubo cambios en el equipo que afectaron el desarrollo y ya, como le digo, no me interesa ta hablar de esa historia.

Jimmie Johnson decía que los pilotos que vienen de fórmulas tienen ciertos hábitos que les permiten hacer la transición exitosa a este tipo de autos. ¿Es diferente la técnica de pilotaje en Nascar?

Al principio sí es diferente, pero ya cuando uno la aprende, no. Yo me monto a un carro de estos hoy en día y es normal, lo que conozco. Todos los autos son mañosos, uno tiene que conocer la maña, aprenderla y manejar alrededor de ella.

En 2009, como usted lo menciona, fue el primer piloto no americano en la historia de Nascar en entrar al Chase. Sin embargo, desde entonces la curva de resultados fue en claro descenso. ¿Cómo explicarlo?

No puede ser que en 2009 aprendí a manejar estos carros y después se me olvidó. Es lo que es. Si usted tiene un carro rápido y lo puede manejar cómodamente, va a andar bien. Pero si el carro no es rápido y no lo puede manejar cómodamente, va a andar mal. Eso es así aquí en Nascar y en cualquier categoría. Le doy un ejemplo: Jenson Button fue campeón del mundo y ¿hoy en día de qué termina los grandes premios? ¿Cuántos campeonatos del mundo de constructores y cuántos grandes premios ganó Williams y hoy en día dónde están? ¿Acaso se les olvidó hacer carros?

Para usted, que ya tiene tres hijos, ¿qué tan duro ha resultado este calendario de Nascar con 39 fines de semana de carreras al año?

Es duro, pero diferente. En Fórmula Uno corría mucho menos pero, por ejemplo en las tres primeras carreras en Australia, Malasia y Bahrein pasaba mes y medio por fuera de la casa, no iba y volvía todas las semanas. Acá el viaje más largo son cinco, seis horas, allá eran 28 horas. La verdad, disfruté Nascar, el ambiente es muy familiar, para mi familia como tal también. La gente de Nascar se portó bien y me quedan buenos recuerdos.

¿Qué va a extrañar?

No sé, vamos a ver. No es que me vaya y no vuelva a aparecer, porque hay posibilidades de que haga carreras en Nascar el próximo año con Penske.

Dice que ahora es un mejor piloto. ¿En qué sentido?

La gente que corre en fórmulas no ha podido experimentar todo lo que yo he vivido en todos estos años en Nascar y creo que todo lo que he aprendido en estos años lo puedo aplicar en IndyCar.

Ha tenido la reputación de un piloto agresivo, que ve el hueco para pasar y sobrepasa. Sin embargo, en Nascar no todas las oportunidades para pasar se toman, pues se presentan más frecuentemente. ¿Ha cambiado en ese sentido competitivo?

Si el hueco está ahí para pasar, lo voy a aprovechar, eso no ha cambiado. La diferencia es que en Nascar el 90% de las veces ese hueco se lo abren a uno, no hay que buscarlo como en otras categorías.

¿Le queda la espinita de no haber ganado en un óvalo?

No, estuvimos muy cerca varias veces, dimos la pelea, quería ganar. Sin embargo, para mí, ganar en cualquier pista es ganar.

Correrá este mes en Colombia de nuevo después de ocho años…

Sí, esperamos poner un buen show en la pista el 30 de noviembre en la Carrera de Estrellas en Medellín. Kurt Busch y Joey Logano irán por el lado de Nascar, además de Helio Castroneves y los pilotos colombianos que corren aquí en Estados Unidos. Esperamos que la gente nos acompañe con su boleta y apoye el trabajo que con Connie venimos haciendo para ayudar cada vez más niños con la Fundación Fórmula Sonrisas.

[email protected]

@diegofmejia

 

últimas noticias