"En Indy puede pasar cualquier cosa": Carlos Muñoz

El gran objetivo del piloto bogotano es ganar la 500 Millas de Indianápolis, en las que terminó segundo en 2013.

Dos pilotos bogotanos serán desde hoy los encargados de defender el prestigio del automovilismo colombiano en la IndyCar Series, una de las categorías más importantes del deporte a motor. Juan Pablo Montoya y Carlos Muñoz estarán en la grilla de la primera de las 16 válidas de la temporada, el circuito callejero de St. Petersburgo, en la Florida.

Juan Pablo, ganador de esa prueba el año pasado y segundo en la clasificación general con el equipo Penske, es uno de los favoritos al título final, mientras que Muñoz, que cumplirá su tercera campaña con el Andretti Autosport, espera mejorar su actuación de 2015, cuando se impuso en el Gran Premio de Detroit.

Antes de su estreno, Muñoz, de 24 años de edad, admitió que su gran objetivo será ganar las 500 Millas de Indianápolis, en las que quedó segundo en 2013, pues será la edición número 100 de esa mítica carrera.

¿Qué otros retos tiene para 2016?

La meta será pelear podios y ganar la mayor cantidad de competencias posible. Lo bonito de esta categoría es que todo puede pasar, no hay un dominador absoluto ni un superfavorito. Yo siempre quiero ganar, estar adelante, no hay sensación más agradable que la de cruzar la meta primero.

¿Y qué espera de esta primera carrera?

Venimos de una muy buena jornada de entrenamientos donde aprendimos mucho de la aerodinámica del Honda. Hoy tenemos un auto que nos permite manejarlo con mayor facilidad, un auto que permite llegar mejor al límite. Por mi parte me siento mas cómodo con este nuevo paquete. Hay que seguir trabajando, tenemos que encontrar la configuración perfecta. St. Petersburg será la prueba ideal para medir todos esos detalles. Aquí realmente sabremos dónde estamos todos.

¿Tiene con qué pelear el título?

Pues acá hay que tratar de rendir al ciento por ciento con las herramientas que tenemos. Muchas veces esto depende más de los autos que de los pilotos. Creo que hemos mejorado con respecto al año pasado, pero serán las carreras las que nos digan si realmente estamos competitivos con Dallara y Honda.

¿Está en el mejor momento de su carrera?

Disfruto mucho lo que hago, realmente me apasiona y me siento privilegiado por la vida que me ha tocado. Obviamente soy competitivo y quiero ganar cosas. Creo que es el momento para hacer crecer mi palmarés y ganar unas 500 Millas y un título de la Indy. Vamos a luchar por eso.

¿Cuándo comenzó a correr?

A los siete años, en un kart que le dieron a mi papá como parte de pago por una deuda. A los 12 él me dijo que si quería dedicarme en serio al automovilismo tenía que irme a Europa para mejorar mi nivel y yo, que quería comerme el mundo, no lo dudé. Sin embargo, fue duro, por la soledad, la falta de mis padres (Ricardo y Mónica) y mi hermano (David).

¿Cómo le fue en Europa?

Estuve en España e Inglaterra. Fue una experiencia maravillosa. Maduré y aprendí mucho de las carreras, de las prácticas. Soñaba con llegar a la Fórmula Uno, pero la puerta de entrada es muy pequeña y se necesita tener enorme respaldo económico, así que cambié de pensamiento y me propuse ser profesional, así fuera en otra categoría.

¿Por eso llegó a la Indy?

Tuve una temporada mala en Europa y apareció la opción de venir a la Indy Lights. Por fortuna las cosas salieron bastante bien en los dos años que corrí y se dio el salto a la IndyCar, una categoría que está resurgiendo y que mueve mucho en televisión y número de espectadores.

¿Qué tal su relación con los miembros del equipo Andretti Autosport?

Es muy buena, muy profesional. Este año mis compañeros serán Ryan Hunter-Reay, Marco Andretti y Alexander Rossi. Trabajo muy bien con ellos, pero también con los ingenieros y mecánicos. En general con toda la gente del equipo, pues también tenemos muchas actividades de promoción con los patrocinadores y con los aficionados y cumplir con eso es parte fundamental de nuestro rol.

¿Cómo es la vida de un piloto de élite?

Realmente para uno lo más fácil es subirse al auto y manejar. Detrás hay mucho entrenamiento físico y mental, que se hace durante la semana, además de reuniones con el equipo y compromisos comerciales. Ya cuando hay carreras todo se intensifica y crece la presión. Yo, por ejemplo, tengo la costumbre de hacer lo mismo los fines de semana de competencia, la misma rutina, uso la misma ropa y escucho siempre las mismas canciones.

¿Qué hace en su tiempo libre?

El mejor plan es ir a cine, lo hago al menos una vez a la semana. Me gusta escuchar música, un poco de todo, Carlos Vives o Nicky Jam. Últimamente el ciclismo se ha convertido en mi nueva pasión, creo que es el deporte más duro de todos.

¿Es hincha de algún equipo de fútbol?

Sigo poco la liga nacional, más bien las internacionales. Soy fan del Real Madrid. Lo que sí me llama la atención es ver a nuestros ciclistas, sobre todo a Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Esteban Chaves.

¿Se puede vivir del automovilismo?

No es fácil, pero por fortuna siempre he contado con el apoyo de mi familia y he tomado buenas decisiones en mi carrera. Hago lo que me gusta y mi vida gira en torno al deporte.

¿Quién ha sido el mejor piloto de la historia?

Ayrton Senna, por lo que hacía dentro y fuera de la pista. Es una leyenda. tengo muy presente una imagen suya corriendo bajo la lluvia en Mónaco. Acá en la Indy me fijo mucho en lo que hacen los más veteranos, Juan Pablo Montoya, Helio Castroneves, Tony Kannan y Scott Dixon, ellos hacen valer la experiencia

¿Cómo analiza el momento del automovilismo en Colombia?

A los pilotos de mí generación les tocó salir del país, porque allá no había apoyo, pero creo que en los últimos dos años eso ha mejorado, hay más pilotos y más categorías, como la monomarca, aunque se necesita mayor infraestructura y más competencias.

Temas relacionados