Mi meta aún es la F-1: Carlos Huertas

Comenzó corriendo karts en Cajicá y ya ha pasado por varias de las categorías más importantes del automovilismo internacional.

El piloto bogotano Carlos Huertas.

A comienzos de año, ocho días bastaron para que Carlos Huertas definiera su vinculación al equipo Dale Coyne Racing de la categoría IndyCar de los Estados Unidos. Y apenas una semana después comenzó a correr contra pilotos mucho más experimentados, entre ellos tres colombianos: Juan Pablo Montoya, Sebastián Saavedra y Carlos Muñoz.

A falta de dos válidas para el final de la temporada el bogotano, de 23 años, hace un balance de este 2014, en el que consiguió la victoria en el Gran Premio de Houston y ocupa el puesto 19 en la clasificación general.

“Uno siempre quiere ganar, llega con ese deseo, pero sabía que iba a ser difícil, porque los demás pilotos me llevaban una ventaja muy grande”, explica Huertas, quien se enamoró de la velocidad cuando apenas tenía siete años y su papá lo llevó a competir al kartódromo de Cajicá. 

¿Cómo ha sido esta experiencia en la IndyCar?

Muy enriquecedora. He ganado en todas las categorías por las que he pasado, así que vine con mucha motivación. En Europa las carreras son más cortas y la pole es clave. En la Indy inciden más otros factores como la estrategia, las paradas, la suerte. Hay muchos factores que se tienen que juntar para lograr el éxito.

¿Cómo llegó a la Indy, si estaba en Europa?

Venía de hacer una buena temporada 2013 en la World Series by Renault, con varios podios y buenas carreras, tenía pensado correr en GP 2 e incluso hice unos test con dos equipos, pero no concretamos nada. En enero se presentó la posibilidad de hacer una prueba en Indy, me fue bien y me vine.

¿Hay mucha diferencia entre el automovilismo europeo y el de los Estados Unidos?

El ambiente es bastante diferente, mucho más profesional. En Europa la mitad de los pilotos son excelentes y la otra mitad son regulares. Acá todos son muy buenos, tienen gran experiencia. Hay más patrocinios, transmisión por televisión, mucha más afición.

¿Siente mayor presión en Estados nidos?

No, en Europa es más intensa la rivalidad, acá los pilotos son más cordiales.

¿Cómo le ha ido con Montoya, Saavedra y Muñoz?

Bastante bien, a todos les he aprendido mucho. Con Carlos corremos desde los karts, Sebastián es una persona muy formal y amable. Y Juan Pablo me ha ayudado mucho y sin duda es el referente, el que más lejos ha llegado en el automovilismo.

¿Esperaba una victoria tan rápidamente? Llegó en su novena carrera.

Había trabajado mucho para eso. En Colombia, luego en Brasil y después en Europa. Por fortuna me adapté rápido al equipo y a la categoría, comencé a ser competitivo y sí, empecé también a pensar que podía ganar.

¿Qué viene ahora para usted?

Terminar lo mejor posible esta temporada, buscar un nuevo podio. Me voy a concentrar en correr bien en Sonoma (domingo 24 de agosto) y Fontana (el sábado 30). Luego veremos qué ofertas hay para el año entrante, porque la estabilidad económica es fundamental. Estoy joven y puedo competir un par de años más acá para, por qué no, pelear el campeonato.

¿Y a qué aspira a largo plazo?

Mi meta aún es la Fórmula Uno. Quiero correr hasta que logre todo lo que quiero y disfrutar la vida después de eso. Me gusta lo que hago y espero hacerlo bien por mucho tiempo más.