Piloto colombiano se coronó campeón de la Lucas Oil Fórmula Car Race Series

El bogotano Mathias Soler dominó la categoría, en la que logró seis ‘poles’ y ganó cinco carreras. En el próximo mes se entrenará en Houston con el equipo Group A Racing.

Mathias Soler, campeón de la Lucas Oil Fórmula Car Race Series.

Mathias Soler se coronó en la categoría Lucas Oil Fórmula Car Race Series. El joven piloto colombiano de 14 años ganó la competencia tras lograr seis ‘poles’ y ganar cinco carreras (dos en Pittsburgh, una en Lime Rock, dos en Sebring y un segundo lugar en NOLA), con tres récords de pista en la Serie en Pittsburgh, Lime Rock y Sebring.

Estos resultados abrieron muchos ojos en Estados Unidos por lo que se le dio la oportunidad de entrenarse este mes en Houston en un auto USF2000 con el equipo Group A Racing. Inicialmente le dieron a escoger hacer el test en un F4 o en un USF2000 y se inclinó por este último para aprovechar la oportunidad de probar un auto más rápido, que presenta el chasis de fibra de carbono más reciente. “Hice algunas carreras en la Serie Skip Barber que tiene un buen sistema, pero buscamos algo que me diera más aprendizaje. Entonces, nos fuimos a una nueva categoría con mejor tecnología, manejo del sistema de datos, autos nuevos, cambios en los timones, etc.”

Precisamente sobre la Lucas Oil Fórmula Car Series, de la que recientemente se coronó campeón, el joven colombiano fue específico al comentar su recorrido hacia el campeonato. “Comencé la temporada en Pittsburgh. Fue mi primera vez en los carros, no tenían llantas ‘slicks’ sino con dibujo y aproveché que ya conocía la pista para ganar las dos carreras del fin de semana. Fui mejorando con el auto, aprendiendo cada vez más y al final ya conocía bastante el carro para poder conducirlo bien, pero como los otros pilotos también mejoraron, en la final en Sebring fue el fin de semana de carreras más difícil del año, ya que no logré hacer las poles. Para la última carrera califiqué en segundo, pero arranqué en último y quedé primero”.

Sus inicios en el automovilismo

Mathias Soler desde niño siempre fue un apasionado por el automovilismo. La Fórmula 1 y la categoría NASCAR eran las competencias que nunca se perdía, siempre estaba pendiente de las carreras y de vez en cuando asistía con su papá. A los 7 años realizó un curso de fin de semana de go-karts y fue la primera vez que probó la velocidad y le gustó. “De alguna manera, también influyó la notoriedad que tuvo el deporte por Juan Pablo Montoya, quien popularizó la pasión por el automovilismo en Colombia cuando él estaba en la CART”.

Soler corrió en distintas categorías en el kartismo como Easy Kart, Rotax y posteriormente compitió en la categoría Vortex. Alrededor de los nueve años empezó a correr en los Estados Unidos en algunas justas del Winter Tour de la Florida y en otras series, sobre todo en la zona Este del país. A medida que fueron pasando los años, aumentó el número de competencias de kartismo en la Unión Americana hasta que llegó el punto en el que corrió solamente en campeonatos estadounidenses.

Cuando terminó esa etapa a los 12 años, se fue a vivir casi un año a Italia en donde estudiaba y corría karts en el campeonato Vortex. Fue un año importante no sólo porque dejó las categorías infantiles al irse a la júnior, también pasó de las pistas americanas a las pistas italianas que son un poco distintas. Asimiló muy bien el cambio y fue décimo en el Mundial de Vortex en la clase Júnior, en el cual se inscriben al año un mínimo de 80 pilotos.

Mathias estuvo con el excelente equipo italiano Flowers Racing, en el que le enseñaron muchísimo y corrió a un nivel alto, ya que Italia es uno de los países en donde se corre el mejor kartismo del mundo. Luego de esa experiencia, a finales de 2015 regresó a su base en Atlanta cuando tenía 13 años. Llegó bien preparado para subirse a los fórmulas, pero por su edad lo único que podía correr eran los monoplazas de Skip Barber.

En 2016 participó en un número limitado de competencias en el Campeonato de Invierno de la Skip Barber Race Series en donde ganó en la última fecha que se disputó en Savannah. Así las cosas, continuó con su curva de aprendizaje y participó en el campeonato de verano de la misma categoría en cuatro eventos, en donde su mejor resultado fue un segundo lugar, pero Soler necesitaba un campeonato que le pudiera ofrecer mejores herramientas desde el punto de vista tecnológico y por eso decidió emigrar a la Lucas Oil Formula Car Race Series.

“Creo que es importante resaltar el buen trabajo de la organización de la Lucas Oil Formula Car Race Series, el buen uso de la tecnología, la calidad del equipamiento y sobre todo, el trabajo de los ‘coaches’ quienes son parte fundamental en este campeonato, ya que muchos siguen activos compitiendo y tienen un historial importante en el mundo del automovilismo en categorías como IndyCar, Indy Lights e incluso hay un ex F1”, añadió el piloto nacido en Bogotá, Colombia.
“Por otro lado, con miras a la temporada 2017 Mathias está invitado para hacer un test en la F4 en Italia, a pesar de que el plan es que siga corriendo en los Estados Unidos. Sin embargo, los costos en este momento en Italia definitivamente son atractivos y si llega una buena oportunidad en Italia con un equipo de punta, se puede aprovechar”, comentó su mánager.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fernando Alonso no correrá en F1 en 2019