Sainz acaricia un Dakar en el que Benavides no se rinde

El piloto español superó la etapa 11 de la competencia a motor más peligrosa del mundo y quedó a un paso del título a tres días de que finalice el certamen.

AFP

El piloto español Carlos Sainz (Peugeot) superó este miércoles otra dura jornada al finalizar tercero la undécima etapa del rally Dakar y, a falta de tres días para el final de la prueba, acaricia el título de coches. 

La mejor noticia para "El Matador" llegó tras cruzar la meta al conocer que los comisarios decidieron quitarle la penalización de 10 minutos que le impusieron el lunes tras la apelación de su equipo.

"Los comisarios han llegado a la conclusión de que el episodio es un lance de carrera", informó en un comunicado la instancia disciplinaria de la prueba. La sanción se quedó finalmente en una advertencia para que "preste más atención a los adelantamientos" en el futuro.

El cuerpo disciplinario del rally se reunió el lunes después de una queja del holandés Kees Koolen (Maxxis Super B Dakarteam), quien acusó a Sainz de haberlo golpeado y no haberse detenido. 

El incidente ocurrió "aproximadamente" en el km 184 alrededor de San Juan de Marcona, Perú, según el fallo, y Sainz fue penalizado por su "comportamiento potencialmente peligroso", una decisión que Peugeot apeló inmediatamente.

"Agradecemos a los comisarios haberse tomado el tiempo de profundizar en la cuestión con elementos que les dimos y otros elementos que pudieron conseguir", declaró Bruno Famin, jefe del equipo Peugeot. 

"El comportamiento de Carlos fue ejemplar en esa situación, los datos lo demuestran", prosiguió. Sainz, quien le había sacado este miércoles 10 segundos al francés Stéphane Peterhansel, su máximo perseguidor, cuenta ahora con una ventaja de 1 hora y 45 segundos sobre él.

La victoria de etapa, entre las ciudades argentinas de Belén y Chilecito, fue para el holandés Bernhard Ten Brinke (Toyota), quien completó los 280 km de especial cronometrada en 4 horas 10 minutos y 54 segundos, por delante del francés Cyril Despres (Peugeot, a 4 min 35 seg) y de Sainz (a 4 min 40 seg).

Benavides acecha en motos

En la categoría de motos, el argentino Kevin Benavides (Honda) fue segundo y le arañó 10 minutos al líder de la general, el austriaco Matthias Walkner.

El originario de Salta no se rinde y está ahora a 32 minutos del europeo. La etapa se la adjudicó el australiano Toby Price (KTM) al firmar los 280 km de especial cronometrada en 4 horas 1 minuto y 33 segundos mientras que Benavides cedió 1 minuto y 38 segundos y el francés Antoine Meo (KTM), tercero, 6 minutos y 31 segundos.

El español Joan Barreda (Honda), que era segundo en la general, abandonó la carrera tras sufrir el sábado una lesión en su rodilla.

"Hoy he decidido parar a los 100 km de la especial. He luchado los últimos días con la intención de acabar el @dakar sobreponiéndome a problemas físicos importantes que se han ido agravando. Suponía demasiado riesgo para mi seguridad continuar. ¡Gracias a todos por vuestro apoyo!", escribió el piloto en sus redes sociales tras la jornada.

Ganador de tres etapas en esta edición, el piloto de 34 años se cayó el sábado y su moto le golpeó la rodilla. "Hemos tenido una caída fuerte; me he salido de la pista en un agujero grande y la moto se me ha caído encima. Me he roto la rodilla seguro porque está muy inestable y no consigo poner pie a tierra", había dicho entonces.

La etapa 12 fue recortada en motos y quads debido a las malas condiciones climatológicas y tendrá 288 km de especial cronometrada en vez de los 375 km previstos anteriormente entre Fiambalá y San Juan.