Sangre latina en la F1

Un venezolano y un mexicano hicieron su sueño realidad, competir en la máxima categoría del automovilismo mundial. Hace ocho días se estrenaron en el G.P. de Australia.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

“Correr aquí es el sueño de mi vida”

Con 21 años, Sergio Checho Pérez es el segundo piloto más joven de la F1 este año. Llegó apoyado en buenos resultados en las categorías de formación, incluyendo un título en la clase nacional de la Fórmula 3 Británica, el subtítulo de la Gp2 el año pasado y 25 victorias en carreras internacionales. Carlos Slim Dommit, hijo del magnate mexicano, lo tomó como un proyecto desde que era niño y ha gestionado su carrera a través de la Escudería Telmex, programa de formación de jóvenes pilotos del país, que bien podría tener los recursos para convertirse en un equipo de F1. Los logos de Telmex aparecen en el alerón delantero del Sauber y con ellos llegaron al menos otras cuatro compañías latinoamericanas a aportar al equipo suizo este año.

¿Cumplió un sueño con su primer Gran Premio, el de Australia?

Sí. Es lo que había querido desde hace muchos años, correr un Gran Premio de Fórmula Uno. Estuve muy emocionado y el séptimo puesto me dejó más que satisfecho. Sé que tendré que adaptarme rápidamente a todo, porque serán muchas cosas nuevas al mismo tiempo.

Llegó usted a la Fórmula 1 al tiempo con un cambio de llantera oficial, que deja a todos los pilotos en ceros en ese sentido. ¿Lo ve como una ventaja?

Es una parte importante y pienso que es similar a lo que vivía el año pasado cuando aún competía en la Gp2. Creo que es algo que me puede beneficiar, pues conozco cómo cuidar las llantas y hacer que duren un poco más. Por lo que hemos visto en principio, uno de nuestros puntos fuertes en Sauber además podría ser justamente el menor desgaste. Pienso que somos más competitivos en carrera que en clasificación.

Otra de las novedades este año es el ala trasera regulable. ¿Cómo determina en qué momento usarla en la pista, en clasificación, por ejemplo?

La usamos en forma permanente. Siempre que la puedas activar te da velocidad, luego mientras no se pierda adherencia en las curvas rápidas o tracción saliendo de las lentas o en las frenadas, normalmente la usamos todo el tiempo. Tenemos además el sistema Kers de Ferrari y el motor de ellos, y aunque hemos tenido algunos problemas en esa parte, estoy seguro de que Ferrari los habrá solucionado.

¿Cuál sería un objetivo realista?

Es difícil decir qué tan competitivos estamos y sólo lo sabremos realmente cuando se baje la bandera a cuadros.

¿Está motivado para su segunda carrera, el G.P. de Malasia, que se disputará dentro de una semana en el circuito de Sepang?

Por supuesto que estoy motivado y deseando que llegue mi segunda carrera. Creo que tenemos un buen carro, lo suficientemente rápido como para aspirar a acabar en los puntos. Espero que podamos mantener esta consistencia.

“En Williams me siento en familia”

El venezolano Pastor Maldonado, de 26 años, llegó al equipo Williams como el actual campeón de la Gp2, antesala de la Fórmula Uno. Le tomó cuatro temporadas conseguir el título a pesar de su talento y velocidad innatos, que han contrastado en muchas ocasiones con erráticas actuaciones. Sin embargo, la petrolera venezolana PDVSA hizo un millonario aporte que garantizó su silla en el equipo.

Maldonado se declara chavista y ha pregonado el “patria, socialismo o muerte”, lo cual ha generado controversia. Pero en la pista no tiene partido político y, pese a que abandonó en su debut en el Gran Premio de Australia por una avería mecánica, su única convicción este año es ganar tras convertirse en el cuarto piloto de su país en llegar a la máxima categoría.

¿Es el momento con el que más ha soñado en su vida?

Sí. Es muy emocionante. He corrido muchos años y esperé demasiado para llegar a la Fórmula Uno. Estar en la grilla fue increíble, aunque en Melbourne tuve que retirarme por problemas técnicos.

Tuvo la oportunidad de hacer una demostración en Caracas con el Williams en enero. ¿Cómo percibe a la afición de su país?

Eso fue algo increíble, poder compartir con la gente de Venezuela. Hubo muchísima gente, más de la que esperaba. Para mí tuvo un significado muy especial poder manejar un Fórmula Uno en el Paseo de los Próceres y haber recibido honores del presidente Chávez.

Su compañero de equipo es Rubens Barrichello, el que más Grandes Premios ha disputado en la historia. ¿Es algo positivo?

Seguro. Ser compañero de equipo del piloto con más experiencia en la Fórmula Uno tiene que ser bueno. Todo el tiempo aprendo de él y nos llevamos bien. Hacemos un equipo muy interesante, ambos suramericanos.

¿Cuál cree que es la principal fortaleza del Williams este año?

El carro ha sido rápido desde el primer día y cuando es así es más fácil desarrollarlo. Nuestro punto fuerte es la caja de cambios, totalmente atípica, novedosa y nos trae beneficios aerodinámicos.

Su ingeniero de carrera, Xevi Pujolar, trabajaba con Juan Pablo Montoya hace siete años. ¿Cómo es su relación con él?

Muy buena, igual que con todo el equipo, me siento como en familia. Acá trabajo con casi 50 personas, mientras que el año pasado eran máximo 16. Llevarnos bien puede marca diferencia.

¿Cómo le gustaría terminar la temporada?

Lo único que espero es sacar lo máximo del auto. No van a ser fáciles, sobre todo, las cuatro primeras carreras, pero las afrontaremos con calma. Intentaré estar desde el principio marcando puntos.

 

últimas noticias