Tatiana Calderón: “Como mujer, cuesta ganarse el respeto”

La bogotana, de 24 años, será piloto de pruebas del equipo Alfa Romeo Sauber de Fórmula Uno. Desde España habló con El Espectador sobre este ascenso en su carrera y sus objetivos en 2018.

Tatiana Calderón, piloto de pruebas del equipo Sauber F1 Team. / Cortesía

“Si esa mechuda les gana, les compro una peluca a todos”, dijo gritando uno de los papás de los niños que participarían en una de las carreras del Campeonato Nacional de Karts de 2001, en el kartódromo Juan Pablo Montoya de Tocancipá. Esa fue la primera vez que Tatiana Calderón estuvo en una competencia a este nivel. No era común ver a un piloto con pelo largo, mucho menos a una mujer en un deporte que históricamente ha sido para hombres y se ha tildado de machista. Esas palabras la motivaron. Estuvo concentrada durante toda la carrera. No cometió errores, su kart le respondió y terminó viendo la bandera a cuadros primero que todos. El papá del niño que prometió pelucas se tuvo que comer sus palabras. De hecho, nunca cumplió la promesa. La que sí lo hizo fue Tatiana, quien desde entonces quiso demostrar que podía triunfar en una disciplina en la que las mujeres no han tenido lugar. (Le puede interesar: Tatiana Calderón y las virtudes en las que confía para llegar a competir en la F1).

Paula, su hermana mayor, y Alberto, su papá, la apoyaron desde el comienzo, cuando la llevaron a montar karts a una pista del norte de Bogotá. Los tres formaron una tríada de amor por los carros y la velocidad. Su madre no disfrutaba mucho de este mundo y se comía las uñas cada vez que Tata estaba en la pista. El kart que tanto pidieron las hermanas Calderón les fue regalado. Pero llegó el momento de elegir cuál de las dos podría seguir con el sueño de dedicarse de lleno a esta profesión. La afortunada fue Tatiana, pues comenzó primero. Paula, por su parte, eligió la academia e inició sus estudios universitarios en derecho. Actualmente vive con Tatiana en España y es su mánager.

Kilómetro a kilómetro, Tatiana se ha ido abriendo camino. Cuatro títulos nacionales en el kartismo; tres clasificaciones al Campeonato Mundial de la categoría Rotax, en Emiratos Árabes, Egipto e Italia; el título de la zona este del Star of Karting, en Estados Unidos (2008); el máximo trofeo en el IAME de karts, en España (2008), y el subcampeonato del Radical European Challenge, en Inglaterra, con Natacha Gachnang (2009), son muestra de su exitoso comienzo en el mundo a motor. (También puede leer: Una colombiana en la F1: El ADN de Tatiana Calderón).

En 2012 dio el paso a los monoplazas, corriendo el campeonato Star Mazda en los Estados Unidos, en el que consiguió dos podios y terminó sexta en el puntaje en su segunda temporada. Luego inició su carrera en el automovilismo europeo. Logró un podio en el Winter Series del European F3 Open y terminó novena en el campeonato. Un año más tarde se convirtió en la primera mujer en subir al podio en la historia de la prestigiosa Fórmula 3 Británica Internacional, con un tercer lugar en la fecha final, en Nürburgring (Alemania). En 2014 ganó su primera carrera en el automovilismo internacional en el marco del evento inaugural del Florida Winter Series de la Ferrari Driver Academy en Sebring (Estados Unidos). Ese año también compitió en el equipo alemán Mücke Motorsport, en el FIA F3 European Championship, en donde una vez más hizo historia al terminar quinta en Spa-Francorchamps.

En 2015 consiguió el subcampeonato del MRF Challenge, con un total de cinco podios y una victoria. Gracias a sus logros, en 2016 fue escogida como piloto de desarrollo de Sauber F1 Team y a su vez participó en la categoría GP3 con el equipo francés DAMS.

Mientras cumplía su papel en el equipo Sauber, estuvo en la última carrera de la Fórmula V8 3.5, en el circuito de Baréin, en la que se convirtió en la primera y única mujer en subirse al podio en la historia de la categoría. Esos resultados, sumados a su evolución como piloto y aporte al equipo, le ayudaron para ser promovida a piloto de pruebas del Alfa Romeo Sauber F1 Team para la temporada 2018.

“Ellos quedaron muy contentos con el progreso que vieron. Toda la información que les di fue muy valiosa. Hemos hecho un gran equipo de trabajo y espero seguir creciendo junto a ellos”, asegura Tatiana, quien antes de seis meses tendrá la oportunidad de subirse a un monoplaza de la Fórmula Uno. Ya no sólo probará en simuladores, sino que poco a poco tendrá contacto con el mundo real de la gran carpa del automovilismo mundial.

Claro que su objetivo principal en 2018 será tener un buen desempeño en la categoría GP3, con el equipo Jenser Mostorsport. “Tuvimos las primeras pruebas del año hace dos semanas en Francia. Estuve todo el tiempo entre los cinco primeros y obviamente la meta de este año va a ser tener una buena actuación ahí. Quiero estar peleando por podios y carreras”, destaca.

“Como mujer, cuesta ganarse el respeto”, asegura. Pues todavía es común que sus rivales en la pista y los mismos compañeros de equipo duden de sus capacidades. “La verdad es que me encantaría decir que hay igualdad y respeto, sin embargo, la realidad es que no es así. Si eres mujer tienes que demostrar una y mil veces que estás ahí para competir. Es difícil ganarse ese respeto de tus competidores en la pista y de tu equipo de trabajo, que en una inmensa mayoría son hombres. No creen que una mujer pueda estar a la altura, así que esa es una barrera que hay que derrumbar. Demostrar que una mujer en este deporte puede ser competitiva es una motivación extra para mí”.

@Luisguimonte