Tatiana Calderón y las virtudes en las que confía para llegar a competir en la F1

Este año la bogotana fue piloto de pruebas de la escudería Sauber, además de correr en la categoría GP3 Series.

Tatiana Calderón, piloto colombiana de 24 años, reconoce que "la Fórmula Uno es no solo talento sino todo lo que tiene alrededor y eso implica lo económico".Cortesía Tatiana Calderón

La colombiana Tatiana Calderón, que este año participó en la GP3 Series y fue piloto de desarrollo de la escudería Sauber de Fórmula 1, afirmó hoy que la sensibilidad y la capacidad de tomar decisiones en momentos difíciles son sus ventajas para llegar a la máxima categoría del automovilismo.

"Soy muy buena en la toma de decisiones cuando todo está 'caliente' y además creo que por ser mujer tengo más sensibilidad y eso le gusta a los ingenieros de los equipos porque pueden mejorar el carro", dijo la piloto de 24 años en rueda de prensa en Bogotá.

La colombiana también destacó que otra virtud es "la suavidad con el volante" cuando está al mando de un coche de carreras. (Fórmula 1 con aroma de mujer)

Al detallar el trabajo como piloto de desarrollo, dijo que su labor es comunicar a los ingenieros del equipo las sensaciones en los simuladores en que se preparan los bólidos y que a ella le han permitido conocer lo más avanzado de las tecnologías "algo a lo que no todo el mundo tiene acceso".

Destacó que mientras en otras categorías, como la GP3, el carro lo preparan entre un ingeniero y dos mecánicos, en la Fórmula Uno hay 50 ingenieros en pista además de los que están en la fábrica.

"En GP3 no tenemos estas tecnologías y la idea es que todos los carros sean iguales. Además, en F1 se puede ver todo lo que indican los sensores en tiempo real, eso no lo tenemos en GP3", explicó Tatiana, quien la mayor parte del año vive en Madrid, desde donde viaja a las carreras.

(En imágenes, los pasos de Tatiana Calderón para llegar a la Fórmula 1)

Insistió en que tiene las condiciones para ganarse el derecho a ocupar una plaza en el exigente y competido mundo de la Fórmula Uno, sobre todo porque está en un equipo por el que han pasado campeones mundiales como Sebastian Vettel, Kimi Räikkönen y Jacques Villeneuve.

Sin embargo, la ilusión de hacer parte de la F-1, en la que corrió su ídolo, el también bogotano Juan Pablo Montoya, no la hace perder la sensatez, pues sabe que para llegar a los lugares de privilegio se necesita, además de talento, mucho apoyo económico.

"La Fórmula Uno es no solo talento sino todo lo que tiene alrededor y eso implica lo económico", explicó la piloto que tiene el respaldo de la escudería Telmex, de la compañía Claro y de Coldeportes, la entidad estatal que maneja el deporte en Colombia.

Destacó, además, que esas entidades tienen una buena relación con Sauber, con el que la marca italiana Alfa Romeo regresa a la categoría reina la próxima temporada tras firmar un acuerdo de colaboración comercial y técnico.

La colombiana considera que las mujeres pueden competir a la par con los hombres en la Fórmula Uno y que ella "aspira a cumplir el sueño de competir en esa categoría, la mejor del mundo y en donde están los carros más veloces".

Al hacer un balance, la deportista aseguró que el 2017 fue bueno porque hizo parte de un equipo como Sauber, que tiene un cuarto de siglo de experiencia en esas lides.

"Ha sido un año increíble porque hice parte del equipo de Fórmula Uno con Sauber, que tiene 25 años de historia. Es como un sueño hecho realidad", añadió la deportista que además recordó que competir en la GP3, la categoría más cercana a la F-1, también le dejó buen sabor de boca, al igual que su paso en la última prueba de las World Series Fórmula V8 3.5, en Baréin.

Con lo realizado en el asfalto y sus talentos, Tatiana cree que no está lejos el día para dar el "siguiente paso": tener un asiento en la F-1.

"Sería lo máximo", concluyó.