"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 2 horas

Un Dakar muy colombiano

Nuestro país tendrá ocho representantes: tres en autos T1, cuatro en motocicletas y uno en quads.

El piloto pereirano Juan Esteban Sarmiento volvió al Dakar con el objetivo de ser protagonista y terminar el recorrido de 9.295 kilómetros. / EFE

Con la presentación de los 665 pilotos participantes, provenientes de 53 países, entre ellos Colombia, arrancará hoy en Buenos Aires, Argentina, la versión 37 del famoso Rally Dakar, la carrera de aventura más importante del mundo.

Será la séptima vez que la prueba se dispute en Suramérica, a donde se trasladó debido a las complejas condiciones de seguridad en territorio africano.

Para nuestro país, la edición 2015 tendrá un significado especial, pues en ella estarán presentes ocho pilotos criollos, algunos de ellos ya con buena experiencia en este tipo de competencias.

La primera tripulación del equipo Dakar Café de Colombia, en la categoría T1, estará comandada por Juan Manuel Linares, quien realizará su quinta participación en el certamen automovilístico y para esta ocasión estará acompañado por Daniel Pereira, experimentado rallista y especialista en el manejo de 4x4, quien debuta en el Dakar. En el segundo vehículo estará Mauricio Salazar, que actuará como copiloto del francés Philippe Kreisberger.

Cuatro motociclistas criollos asumirán el riesgo de cubrir los 9.295 kilómetros de recorrido en territorio de Argentina, Chile y Bolivia: Juan Esteban Sarmiento, Juan Sebastián Toro y Mateo Moreno, quienes ya han participado en la carrera, y el debutante Antonio Nariño, mientras que Christian Cajicá será el primer colombiano en medirse a la gran travesía al mando de una cuatrimoto.

El Rally Dakar 2015 partirá mañana de Buenos Aires, a donde regresará luego de 13 exigentes días de competencia entre desierto, arena y dunas, con dos jornadas de merecido descanso.

A este evento se le conoce como el “Everest de los deportes a motor”, pues por sus características, recorrido y habilidades que se requieren para sortearlo, es un verdadero reto y el máximo logro deportivo para los pocos que logran terminarlo.

Una de las novedades para este año será el regreso del equipoPeugeot tras 25 años de ausencia. Y volvió para ganar, con el español Carlos Sainz y el 11 veces ganador Stéphane Peterhansel como pilotos.

“Hemos traído un coche único e innovador que promete ser extremadamente versátil para los diferentes tipos de terreno a los que vamos a enfrentarnos”, dijo Sainz, quien ya sabe lo que es ganar el Dakar después de alzarse con el triunfo en un Volkswagen en 2010. Peugeot ganó el Dakar cuatro veces consecutivas, de 1987 a 1990, cuando aún se corría en África.

El argentino Orlando Terranova, en el equipo Mini, será la esperanza latinoamericana en la carrera. Junto a su compañero Bernardo Graue, “Orly”, como le dicen, tratará de mejorar su quinto puesto de 2013 y 2014.

Stéphane Peterhansel, seis veces ganador del Dakar sobre una moto y cinco veces vencedor en autos, acabó segundo en 2014, sólo por detrás del español y su compañero de equipo Nani Roma. Entonces, Peterhansel se mostró muy crítico con las órdenes de equipo, considerando que le perjudicaron en las últimas etapas.

Nasser Al-Attiyah, ganador en 2011 sobre un Volkswagen, completó el podio el año pasado con el equipo Mini. “El mayor problema que tenemos es que sabemos que somos rápidos. Lo único que no sabemos es cuánto en relación con los demás”, dijo Peterhansel sobre su nuevo Peugeot.

La alineación de Peugeot se completa con el francés Cyril Despres, quien ya sabe lo que es ganar cinco veces en motos pero que debuta este año en autos.

Hace 12 meses, Nani Roma se convirtió en el tercer piloto en la historia en ganar sobre dos y cuatro ruedas, tras haberlo hecho Peterhansel y Hubert Auriol, y este año intentará reeditar su triunfo junto a Nasser Al-Attiyah sobre un Mini.

Esta edición mantiene sus paisajes de ensueño, desde el escenario lunar del desierto de Atacama a las dunas de Iquique, pasando por las pistas de la Ruta 40 argentina y coronando el Paso del Acay, en la cordillera andina, a 4.970 metros de altura. “Será una maratón para todos”, dijo el director de la carrera, el francés Etienne Lavigne, quien está seguro de que seguirá siendo “una magnífica aventura”.