Amigos y rivales en la NBA

Rusell Westbrook y James Harden son los principales candidatos al premio de Jugador Más Valioso de la temporada regular de la NBA, la liga de baloncesto más importante del mundo.

AFP
A escasas semanas del final de la temporada regular de la NBA, la liga de baloncesto de los Estados Unidos, la disputa por el premio a mejor jugador del año está para alquilar balcón.

Russell Westbrook y James Harden son los favoritos para recibir ese galardón, conseguido en los últimos años por estrellas como Kevin Durant, LeBron James, Derrick Rose, Kobe Bryant y Dirk Nowitzky, pero que también han levantado leyendas como Kareem Abdul-Jabbar, Michael Jordan, Bill Russell, Wilt Chamberlain, Magic Johnson y Larry Bird, entre otros.

Las estadísticas de ambos jugadores son muy parejas y superan levemente las de LeBron James y Stephen Curry, los otros candidatos. Westbrook ha tenido la mejor campaña de su carrera y ha liderado a los Thunder de Oklahoma, mientras que Harden se ha convertido en el patrón indiscutible de los Rockets de Houston.

Los dos han sabido echarse sus equipos al hombro a pesar de las ausencias por lesión de sus compañeros más importantes. Westbrook no ha podido contar en buena parte del torneo con el estelar Kevin Durant, mientras que Harden ha sobrevivido sin el valioso aporte de Dwight Howard.

Son en la actualidad los mejores bases de la NBA y aunque tienen estilos similares, en realidad son muy diferentes. Westbrook es impredecible, en términos de movimientos ofensivos. Su físico privilegiado y su versatilidad le permiten hacer cosas imposibles para cualquier otro jugador de la liga. Harden, en cambio, siempre hace lo que sus rivales esperan. Lo increíble es que, aún así, no lo pueden parar.

Westbrook tiene más fantasía, pero menos consistencia. Cuando está en racha positiva es imposible de parar, pero al fallar un par de tiros o jugadas sencillas, pierde fácilmente la motivación. Harden es más estable, tiene mayor regularidad. Es más el director de orquesta y no tiene tantos momentos estelares como su excompañero.

Jugaron juntos durante tres temporadas y se quedaron con la espinita de no haber podido ganar un título de la NBA. Integraron el equipo estadounidense que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres.

Este año sus estadísticas son impresionantes. Westbrook tiene un promedio de 27,6 puntos anotados por partido, Harden 27,2. En rebotes también gana el guardia de Oklahoma (7,2 a 5,7), al igual que en asistencias (8,6 a 7,0). El barbado armador o alero de los Rockets, sin embargo, tiene mejor porcentaje de efectividad en tiros de campo y más partidos y minutos jugados.

“James es un tremendo jugador. Coincidimos en los Thunder tal vez en un momento en el que todos estábamos demasiado jóvenes. Ojalá algún día nos juntemos nuevamente, porque seríamos campeones sin duda”, dijo Westbrook recientemente.

Y Harden respondió: “Todo lo que sabe, yo se lo enseñé”. Luego suelta una carcajada y habla más en serio: “es un jugador que tiene todas las condiciones para ser el mejor. Trato de encontrarle defectos y no lo consigo. Además es competitivo y siempre quiere ganar”.

Sea quien sea el MVP de la temporada, lo que está claro es que la rivalidad entre Westbrook y Harden marcará una era en la NBA, similar a esa de los años 70 y 80 que nunca se olvidará entre Magic Johnson y sus Lakers y los Celtics de Larry Bird.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias