España empezó con victoria el Mundial femenino de básquetbol

EE.UU. confirmó su condición de favorita al título con una convincente victoria sobre Grecia.

La selección española, que este jueves se impuso por un rotundo 36-80 a la débil Mali, firmó la victoria más contundente de la primera jornada de un Mundial, en el que ni Argentina, que cayó ante la República Checa, ni Brasil, que perdió con Corea del Sur, arrancaron con buen pie.

Todo lo contrario que Estados Unidos que confirmó su condición de principal favorita al título con una convincente victoria (73-99) sobre Grecia, a quien de nada le valieron los veintinueve puntos de la escolta Evanthia Maltsi, máxima anotadora del Mundial.

Mucho más coral fue la actuación del equipo español, en el que anotaron las once jugadoras que saltaron a la pista, con mención destacada para la veterana Amaya Valdemoro, que cerró el choque ante las africanas con dieciocho puntos.

Estadísticas fácilmente comprensibles ante la debilidad de Mali, que tan sólo aguantó durante siete minutos el impulso del equipo español, que llegó a gozar de una máxima renta de cuarenta y cinco puntos (25-70).

Nada parecido a lo que espera mañana (15:15 hora local, 13:15 GMT) ante Corea del Sur, que protagonizó la sorpresa de la jornada al imponerse por 61-60 a Brasil con una canasta de Ji Yoon Kim a falta de seis segundos para el final.

Derrota que castigó el errático juego de las brasileñas, a las que de nada les sirvió su superioridad en el rebote, ante el coraje de una Corea del Sur, que tan sólo se vio superada por las sudamericanas en el tercer parcial (48-51).

Un cuarto que hizo renacer las esperanzas de una victoria brasileña, que se encargó de sepultar Kim con un robo de balón a falta de nueve segundos que ella misma se encargó de transformar en el 61-60 final.

Más previsible era la derrota de la selección argentina, que cayó por 67-53 ante el conjunto anfitrión, la República Checa, en un duelo en el que la albiceleste perdió toda opción de triunfo en un nefasto tercer parcial.

Diez minutos en los que Argentina tan sólo fue capaz de anotar seis puntos, lo que permitió a las checas disparar su ventaja hasta unos inalcanzables dieciséis puntos (48-32) , que ni el empeño de Paula Reggiardo, máxima anotadora de las sudamericanas, logró ya menguar.