El adiós a la generación dorada del baloncesto argentino

Sin Emanuel Ginóbili ni Carlos Delfino, el equipo 'gaucho' afrontará la última Copa del Mundo con una generación que escribió páginas doradas para el deporte de ese país.

AFP

La selección argentina de baloncesto llega al mundial en España con un doble objetivo, brindar la mejor despedida mundialista para su Generación Dorada y atravesar el primer gran torneo de transición para los nuevos valores albicelestes.

El equipo que conduce Julio Lamas no podrá contar con su estrella y referente, Emanuel Ginóbili, por una fractura por estrés en su pierna derecha, que sufrió tras su consagración con los San Antonio Spurs en la temporada de la NBA.

Además de Manu, el elenco albiceleste no contará para esta decimotercera participación mundialista con los también lesionados Carlos Delfino, de los Milwaukee Bucks de la NBA, y Juan Gutiérrez, del CB Canarias. De tal manera, la denominada Generación Dorada, que logró el primer lugar del podio en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004 y el subcampeonato del mundo en Indianápolis 2002, volverá a estar liderado por su capitán Luis Scola, de 34 años.

Tras haber logrado el tercer puesto en el último FIBA Américas, el elenco sudamericano mostrará en su plantilla una combinación de experiencia y varios jugadores de menos de 24 años que representan la renovación de una generación que marcó a fuego el baloncesto argentino.

Leonardo Gutiérrez (36), Walter Herrmann (35), Andrés Nocioni (34) y Pablo Prigioni (37) son los experimentados que buscarán su mejor despedida mundialista en España. Por su parte, Matías Bortolín (21), Marcos Delía (22), Tayavek Gallizzi (21), Nicolás Laprovíttola (24) y la flamante incorporación del Real Madrid, Facundo Campazzo (23) simbolizan los aires frescos de cara al futuro.La generación intermedia sólo está representada por el alero Marcos Mata (28) y el único escolta de plantilla, Selem Safar (27).

En la preparación para este torneo, el elenco sudamericano disputó un certamen Tres Naciones en Río de Janeiro con triunfo ante Angola (86-77) y derrota ante el local Brasil 68-59, y otro como local en Buenos Aires, con revancha ante la verdeamarela en el clásico sudamericano (85-80) y triunfo ante México (96-71).

Luego de una despedida en Bahía Blanca, el equipo que conduce Julio Lamas perdió frente a Serbia (85-67) y Puerto Rico (97-87), en un torneo Cuatro Naciones disputado en Belgrado.

Por último, ya en territorio español, venció a Estonia (89-72) y cumplirá su último partido de preparación el lunes ante el local España en el Palacio de los Deportes de Madrid.